OTRA MUJER (Dir. Woody Allen), por Yolanda Aguas

Another Woman (1988)images (12)

“Ella cree que si lees a los grandes autores, escuchas a los grandes compositores y te saturas de ocupaciones intelectuales, puedes eludir el dolor y la falta de orden que son las consecuencias de rendirte ante la vida emocional y vivir tu vida a un nivel emocional”.

Gena Rowlands en “Otra Mujer”.

Como es habitual en el mejor cine de Woody Allen, en Otra Mujer el genio neoyorkino vuelve a indagar en temas relacionados con el amor y la familia, y continúa su itinerario del autodescubrimiento de una mujer.

En este drama personal de la protagonista (personificado en Gena Rowlands – extraordinaria actriz y mujer fascinante –) la presencia de la ciudad de sus amores (Nueva York) y su estación preferida del año (el otoño) vuelven a ser determinantes para lograr la atmósfera más lograda en su cine.

El rodaje, desarrollado durante diez semanas, se realizó totalmente en exteriores naturales, como Greenwich Village, Central Park, el Teatro Cherry Lane (nosotros estuvimos allí en marzo pasado viendo a Vanessa Redgrave) y el Chumley´s Bar en el West Village.

Gena Rowlands interpreta a Marion, una mujer de cincuenta años de edad, profesora universitaria, casada con un médico y que piensa que tiene una vida ordenada y feliz.  Es lo que ella cree hasta que suceden acontecimientos que demuestran justamente lo contrario.

images (6)images (4)

Estos sucesos inesperados derivan en un proceso de cambio personal en ella, propiciado por su relación con una mujer mucho más joven que ella y que sufre una crisis matrimonial.  A través de la rendija del conducto de ventilación que comunica su estudio con la consulta de un psiquiatra, Marion (Gena Rowlands) escucha las confesiones de Hopa (Mia Farrow).  Es a partir de ese momento cuando las cuitas (las propias) llegan a perturbar el equilibrio emocional de Marion.

Woody Allen dirige este filme con maestría (como es habitual en él, siempre es así…  incluyendo todas las películas que no son consideradas obras maestras).  Sabe mostrar lo mejor de cada uno de los actores de esta conmovedora película, que finaliza con una escena esplendorosa (siento ahora escalofríos al recordar las últimas palabras acompañadas por la música de Satie) en la que el rostro de Gena Rowlands atrapa y derrite cualquier atisbo de resistencia en el espectador.

Siempre es un buen momento para ver esta gran película, o para volver a verla si hace tiempo que no lo hemos hecho.   Un filme que emociona, acompaña y conforta dentro de su extremada tristeza.

Otra Mujer-Another Woman-Woody Allen-1988-memory copiaimages (8)

**********************************************************************************************

NOTA:  Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s