LE WEEK- END: Retorno a un pasado feliz, por Francesc Mazón Camats

+Le-Week-end-Foto-película-2857-

Un título anglofrancés para una historia leve y profunda, local y universal.

¿Qué mantiene unidas las parejas de larga duración?: ¿el hábito? ¿la monotonía? ¿el amor/odio combinados? ¿O la memoria y el recuerdo de tiempos pasados, quizás mejores?

Una pareja de profesores sesentones (también muy sixties) al borde del retiro, al borde de la ruptura, por cansancio/caducidad, se dan una tregua a su existencia que suponemos áspera y gris, muy gris. Una tregua en forma de fin de semana en París. Un lugar común “Siempre nos quedará París”, lo mismo que decía una muy alcoholizada Jean Simmons viendo y repitiendo por enésima vez los diálogos de “Casablanca” en “The Happy Endings” dirigida por su marido Richard Brooks, como regalo de divorcio. Una tragedia doméstica americana con final infeliz.

Pero estamos en Europa y el tándem Roger Michell / Hanif Kureishi (director / guionista) tan ingleses y tan europeos beben de otras fuentes, del último free cinema “Morgan, caso clínico”  y de la nouvelle vague  “Bande à Part“.

¿Cuántas veces vieron la pareja protagonista este film?, en su juventud airada e inconformista y se prometieron un futuro diferente. El tándem nos había obsequiado ya con dos perlas de humor dramático y mala baba “The Mother” (la mamá jubilada y hastiada que se tira el rollete macizo de su hija) y especialmente “Venus” donde por única y última vez, la expareja del free Peter O’Toole y Vanessa Redgrave, se sacudían unos postreros zarpazos y se daban alguna caricia, en su larga batalla de sexos, antes del patético final de él.

unnamed+++++++++unnamed+++++++++++

Loa diálogos están llenos de humor (ácido), rencor (acumulado) y amor (a pesar de todo), son brillantes y están interpretados por dos actores magníficos, quizás no les suenen demasiado, pero Lindsay Duncan fue una de las mejores (si no la mejor) Maggie la gata de los escenarios del West End  inglés y Jim Broadbent es uno de esos secundarios de oro (estaba perfecto como Mr. Thatcher, en un film que detesto) que aquí se roba la función (Mejor actor en Donostia, merecidísimo!).

La aparición en la segunda mitad de la película de ese amigo de los tiempos mejores, el aparente triunfador del film, un inesperado e inmejorable Jeff Goldblum, da un giro a la historia y la secuencia de la cena de autohomenaje con hijo desesperado en la recámara es sencillamente estupenda.

Se mantiene el tono de comedia melancólica, pero los arañazos y los corazones heridos están ahí. Pensando luego en el film, vino a mi memoria la obra maestra de Stanley Donnen 1967 “Two on the Road”: los viajes, Francia, el humor y el dolor… un matrimonio que se deshace ante nuestros ojos. Finney, Hepburn y Donnen se divorciaron todos,  cuando acabó el film.

Quizás la esperanza está en volver a la aventura: enviar al hijo plasta a la porra; escaparse sin pagar de un restaurant indecentemente chic y largarse a un bistrot de barrio, para bailar un madison a trois, mimando los pasos, el sombrero y la joie de vivre de los inmortales Sami Frey, Claude Brasseur y Anna Karina.

Delicioso y amargo film que aconsejo a los sesentones y a todos los que llegarán a serlo.

unnamed23unnamed+++unnamed++++++++++++

******************************************************************************************************

NOTA:  Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s