FUM (HUMO): EL SILENCIO DESPUÉS DEL CAOS, por Francesc Mazón Camats

t_fum_p036t_fum_p011

                Fotos:  DAVID RUANO

“Fum”, nueva obra del joven dramaturgo catalán Josep Mª Miró (Vic 1977), dirigida por el mismo.  Autor de una quincena de obras, guionista de series para TV3, además de periodista; la temporada anterior, su obra “El Principi d’Arquímedes” supuso un notable éxito crítico y de público.

Humo de revueltas, de confusión, de violencia. En un país innominado de África, dos parejas se encuentran atrapadas en un lujoso hotel, cercados por una revolución o quizás una de las múltiples guerras civiles que asolan  el continente africano, despedazado por el colonialismo.

¿Qué  hacen estos occidentales acomodados en el corazón de las tinieblas y el caos? La pareja joven, Àlex y Eva, pendientes de una adopción que quizás salve su matrimonio; la pareja madura, Laura y Jaume, en su casa de vacaciones, buscando en ese paraíso salvaje, estímulos  a su decadencia y tedio vital… nuevas formas del neocolonialismo…

Ingmar Bergman utilizó en 1963, un esquema parecido en su obra maestra “El Silencio“, allí las atrapadas eran dos hermanas: frígida, una; ninfómana, la otra en un país extraño en guerra (puede que centroeuropeo o del este) y en un hotel vacio, oscuro y silencioso.

La obra resuelta en escenas cortas y frías como fogonazos, nos presenta en un primer encuentro a Laura, una impecable, elegante y espléndida Carme Elías, en el zénit de su madurez interpretativa. Laura juega a “bitchy” de cine negro, perversa, manipuladora y provocadora, intentará tender una trampa al confuso/ ingenuo hombre joven Álex, personaje y actor (Joan Carreras) muy desdibujados. Por cierto ¿por qué Carreras frecuentemente estupendo en los montajes de Rigola, en el Lliure, actúa aquí tan aceleradamente?  De hecho la obra duró 10’ menos de los 95’ que señala el programa.

t_fum_p016t_fum_p014

                Fotos:  DAVID RUANO

La escusa, el tabaco, los cigarrillos, en ese hall de ese país africano aun se puede fumar, le dice sarcástica la mujer adulta. El otro humo de la obra, fumadores compulsivos (la pareja mayor) y ex fumadores angustiados (la pareja joven) que se mueren por una calada… ¡humo, humo! “Verano y Humo“ del gran Tennessee Williams: sexo y represión  en un clima tropical, cómo se fumaba entonces en el cine y el teatro, ahora un cartelito en la entrada de la Sala Petita del TNC (Teatre Nacional de Catalunya) nos advierte que es de broma, que son hierbas buenas… políticamente correctas.

Empieza una ronda de confesiones, de mentiras, medias verdades, personajes insatisfechos y a la deriva en el marco claramente político de un “tercer mundo” que se hunde en el caos.

El autor  escoge la sombra alargada de Harold Pinter (presente esta temporada en el TNC con su obra más difícil y compleja “Terra de Ningú”) pero los personajes parecen pedir a gritos la pasión, algo de la poesía de las últimas y malditas obras de Tenn, por ejemplo “En el Bar de un hotel de Tokyo“ 1969, donde una pareja de americanos agonizantes, un pintor en crisis y su mujer insatisfecha y ninfómana se hunden  en la desesperación.

Todas las interesantes propuestas  iniciales, encallan y pierden fuelle  a media obra. Se recupera la atmósfera en las escenas de la mujer joven Eva (una muy convincente actuación de Anna Sahun) y el decadente escritor mayor, Jaume (Lluís Marco), especialmente la confesión de Eva que da un giro a su escapada del hotel y su extraño contacto con un hombre del exterior…

Cuando en sus últimas (y mejores instantáneas) el hombre y la mujer adultos, descubren su máscara, la obra recupera su vuelo… Jaume, explica su vergonzosa huida en coche abandonando tras él a  su mujer y su retorno, al descubrir que se ha llevado también las llaves de la casa. La reencuentra sola, aterrorizada en medio de la nada.

Una súbita imagen vino a mi memoria: Isabelle Huppert en el extraordinario film del 2009 “White Material“ (Una Mujer en África) de Claire Denis, cuando hacia  el final  de la película la descubrimos sola, perdida en una carretera polvorienta y percibimos en sus ojos que la locura que la rodea  se ha apoderado de ella.

Carme  Elías tiene también esa conmovedora escena casi al final, cuando su personaje nos descubre su fragilidad, su dependencia y su desolación.

Obra pues muy interesante pero necesitada de una revisión y algunos ajustes, es lo que hacían los grandes autores. También lo harán las jóvenes promesas que en este inteligente proyecto nos propone cada temporada el TNC.

image3004image2993

Fotos:  YOLANDA  AGUAS

*********************************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías oficiales de la obra insertadas en este post son propiedad y autoría de DAVID RUANO para el TNC.

Las dos fotografías de los actores recibiendo los aplausos al final de la obra, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINETFARÖ.

El video insertado en este post es propiedad de TV3 – Els Matins.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s