DOÑA ROSITA LA SOLTERA O EL LENGUAJE DE LAS FLORES: Rueda de Prensa, por Francesc Mazón Camats

_DSC4095_V.21798870_10152045221633371_1122009402_n

Fotos:  MAY / ZIRCUS para el TNC

 “Es querer y no encontrar el cuerpo; es llorar y no saber por quién se llora, es suspirar por alguien que uno sabe que no se merece los suspiros. Es una herida que mana, sin parar, un hilito de sangre y no hay nadie del mundo, que traiga los algodones, las vendas o el precioso terrón de nieve” (Federico García Lorca)

Presentación de un nuevo montaje del TNC, de la obra de Federico García Lorca en su marco idóneo La Rambla de les Flors y el Ateneu Barcelonès.

Estrenada en Barcelona el año 1935, en el desaparecido Principal Palace de la misma Rambla por la compañía de su musa y amiga, Margarida Xirgú, la carismática gran actriz de las vanguardias republicanas.

Fue su último estreno teatral, en vida, puesto que el autor fue asesinado un año después por los fascistas en su Granada, donde había buscado refugio ante el estallido del golpe militar y el inicio de la Guerra Civil.

La obra debía suponer el  principio de un nuevo ciclo dramático, que lo alejaba de su trilogía trágica y sus obras más abstractas/vanguardistas, todo quedó fatalmente abortado por la barbarie…

De nuevo en La Rambla, 79 años después, todos los miembros del equipo artístico fueron recibidos por la propietaria actual de la parada de flores Carolina, que los obsequió con claveles rojos, en homenaje a su abuela  que de acuerdo con las otras floristas, hacía llegar diariamente y de forma anónima un ramo de flores al camerino de la Xirgú. Como agradecimiento  el autor las invitó a una función en su honor.

“Amigas floristas, con el cariño con que os saludo bajo los árboles como transeúnte desconocido, os saludo esta noche aquí, como poeta, y os ofrezco, con franco ademán andaluz, esta rosa de pena y palabras: es la granadina Rosita la Soltera “

image4image3

          Fotos:  ISABEL BUSQUETS para CINETFARÖ

La rueda de prensa se desarrolló en el cercano Ateneu Barcelonès, en la sala Pompeu Fabra, para hacer más explícito el vínculo de Lorca con Catalunya, no solo por sus profundos afectos a Salvador Dalí y a la Xirgú, también por las magníficas acogidas de sus obras anteriores (Mariana Pineda fue estrenada en el teatro Goya de Barcelona) frente a los recibimientos más discutidos del mundillo teatral de Madrid.

En el Ateneu, tomaron la palabra Xavier Albertí, director del TNC, que presentó el acto; Joan Ollé, director de este montaje y sus actores principales: Nora Navas, la nueva Rosita, Carme Elias y Enric Majó, los tíos, Mercè Arànega, el ama  y cerrando las intervenciones el veterano Joan Anguera.

Joan Ollé, en su larga intervención, señaló la notoria dificultad de una obra aparentemente sencilla, destacando la importancia de temas tan lorquianos como la familia y sus yugos, la adopción o el dolor/obsesión por la infertilidad, por  ”las cosas no nacidas”. Y sobre todo en esta obra, la asfixia, el temor tan pequeño burgués por las habladurías, por mantener las apariencias, en el marco de una Granada provinciana y cursi (recordemos que este tema de la solterona y “el qué dirán” ya se trató  anteriormente en “La Señorita de Trevélez” de Arniches o posteriormente en la obra cumbre de Bardem “Calle Mayor” o “La Tía Tula” de Picazo).

Ollé habló de la coralidad de la obra, donde todos y cada uno de los personajes tienen su jardín interior y de la complejidad de una representación con saltos temporales de diez y quince años entre sus tres actos. Señaló la importancia de la música de Paco Ibañez, con arreglos musicales del pianista Dani Espasa y la aportación del bailarín/coreógrafo Andres Corchero a la gestualidad y movimientos escénicos.

Nora Navas se centró en su entusiasmo con su personaje y la obra, sus miedos ante el desafío y su encuentro con la Rosita mítica de Núria Espert. Rememoró el aclamado montaje de Jorge Lavelli de 1980 en el María Guerrero de Madrid. Nora insistió en su visión del personaje, huyendo del victimismo o la autocompasión, para presentarla como una mujer enamorada y fiel a la palabra dada. Carme Elias insistió, entre sonrisas, en esas llamadas  a veteranas actrices  para aceptar o no una propuesta. En su caso habló con su gran amiga, la estupenda Julieta Serrano que fue la tía en el montaje del 2004 del Teatro Español, dirigida por Miguel Narros. Julieta la convenció con un sabio consejo “Ensumara’s aires de Txekov” (Respiraras aromas de Chejov). Recordó también su Marta al lado de Manelic-Enric Majó, ahora su marido, el tío floricultor de Rosita.

image2993image+

             Fotos:  ISABEL BUSQUETS para CINETFARÖ

Mercè Arànega se centró en la presencia rural, popular de su personaje, la otra madre de la protagonista, la única que dice las cosas por su nombre, desafiando ese mundo cerrado, esclerótico.

Enric Majó y Joan Anguera en breves e irónicas intervenciones cerraron el acto, cargado de buen humor y feliz química que parece presagiar una  excelente  puesta en escena.

El estreno en la Sala Gran del TNC, el próximo 27 de Febrero hasta el 6 de Abril, estará acompañado de una serie de actividades paralelas relacionadas con el mundo lorquiano de gran interés.

****************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías oficiales insertadas en este post son propiedad de MAY / ZIRCUS para el TNC.

Las fotografías del photocall en Rambla de las flores y rueda de prensa en el Ateneo de Barcelona, son propiedad y autoría de ISABEL BUSQUETS para CINETFARÖ.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s