VANITY FAIR (Dir. Mira Nair), por Yolanda Aguas

images (2)18884779.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Majestuosa película coral de dos horas y veinte minutos de duración que en ningún momento se hace larga.  Con un elevadísimo presupuesto y un reparto de gran calidad, la directora hindú más occidental, MIRA NAIR (León de Oro en Venecia 2001 con La boda del monzón) nos entregó una nueva versión de Vanity Fair, la novela clásica del siglo XIX de William Makepeace Thackeray.  Antes de la película de Nair, se habían realizado ya seis versiones en cine y tres miniseries para televisión.  Una de las más conocidas la dirigió en 1935 Rouben Mamoulian (La reina Cristina de Suecia, de Greta Garbo), con Miriam Hopkins como protagonista.

Los productores del film de Mira Nair, Janette Day, Donna Gigliotti y Lidia Deanpilcher, no escatimaron recursos para llevar a la pantalla el relato.  El guión adaptado es de la autoría de Matthew Faulk, Mark Skeet y Julian Fellowes.  La directora, no cabe duda, supo darle la dimensión justa y rentabilizó al máximo todos los medios técnicos y artísticos con los que contó.

Mira Nair tenía una gran amistad con Edward W. Said, estoy segura que sus largas conversaciones con él le aportaron la serenidad y la fortaleza para emprender un trabajo tan difícil de desarrollar como éste.  A diferencia con otras grandes producciones cinematográficas de los textos de Jane AustenSentido y sensibilidad, por ejemplo… – es que si allí los personajes son buenas personas, en Vanity Fair es justamente lo contrario.  Esta película habla de las diferencias sociales, de la importancia de la escala social y de todo lo que una persona está dispuesta a hacer para conseguir entrar en la cima de la sociedadLa feria de las vanidades (título en España de Vanity Fair) es una película más que interesante, muy bien mezclada de modernidad y época que Mira Nair resuelve con sobrada capacidad en su dirección.

La directora reflexiona con esta película sobre la herencia cultural que recibieron en su país, la India, de los años de invasión británica y denuncia cómo la clase media inglesa se enriqueció con el expolio de las colonias en general y de India en particular.  Afirmó que en la explotación colonial reside la base de la vanidad, ambición, codicia e hipocresía que se narran en la novela.

Seguro que su buen amigo Said compartió con ella sus conocimientos, le ayudó a cuestionarse en más de una ocasión la idea que los occidentales tenemos de Oriente.  No es extraño que leamos su agradecimiento hacia él en los títulos de crédito de su película.

Mira Nair nos dice también que en la sociedad actual celebramos el comportamiento de todas aquellas personas (hombres y mujeres) que se comportan con la ambición sin límites del personaje de Becky, escrito –no lo olvidemos- en el siglo XIX.

Quizá no sea tan anormal este comportamiento, ya que el ser humano siempre se encuentra en un estado constante de insatisfacción, de anhelo por mejorar o avanzar en su estatus económico y social.

En cuanto a los valores cinematográficos, me gustaría destacar la belleza de las imágenes, con fotografía firmada por Declan Quinn.  El montaje es magnífico, la música del siempre acertado  Michael Danna (Conociendo a Julia) se escucha con agrado y los intérpretes rozan momentos muy brillantes, principalmente la maravillosa  EILEEN ATKINS (la tía Matilda), prestigiosa actriz, escritora y directora nacida en Londres, que tiene una amplia e impecable trayectoria profesional. Recordamos: Gosford Park, Cosas de mujeres, Las Horas (la dueña de la floristería) o COLD MOUNTAIN (la ermitaña).

18884722.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxximages (12)images (9)images (10)eileen-atkins

La protagonista principal de la película es Reese Witherspoon, una actriz a quien vimos en pelícjulas como Una rubia muy legal 2, American Psycho, Sweet home Alabama o La importancia de llamarse Ernesto, y que a pesar de hacer una correcta interpretación en Vanity Fair (se nota la mano de la directora) no termina de convencernos como actriz.

Me gusta especialmente la presencia de un actor, James Purefoy, siempre agradable de contemplar por su belleza, que tiene un peculiar registro como actor y que aquí está muy convincente en su papel.

vf107images (6)600full-james-purefoyjames_purefoyJULIEN MCDONALD LONDON SHOWJames Purefoy (397)600full-james-purefoy (1)

En resumen, Vanity Fair (La feria de las vanidades) de Mira Nair es una película interesante, aunque reconozco que requiere cierta complicidad por parte del espectador.

**************************************************************************************************

NOTA:  Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s