INDOCHINA (Dir. Regis Wargnier), por Yolanda Aguas

Conocí a Regis Wargnier cuando era ayudante de dirección de la directora alemana Margarethe von Trotta.   Además de realizador, Regis Wargnier es un extraordinario fotógrafo.  Una de sus fotografías cuelga de una pared de mi despacho.   Es un hombre amable, culto y con un gusto exquisito.   No es extraño que la película de la que vamos a hablar en este artículo sea estéticamente tan hermosa, con unas localizaciones naturales situadas en lugares espectaculares de Malasia y Vietnan.

descarga (1)descarga (3)imagesimages (6)

INDOCHINE (1992) narra principalmente la historia de la Princesa Roja, una niña vietnamita de 16 años, que Wargnier presenta bajo el cuidado y la educación de una mujer excepcional sobre la que gira toda la película:  Elianne Devries (Catherine Deneuve – magnífica, altiva y deslumbrante – en una de sus últimas grandes interpretaciones), heredera de un propietario de grandes plantaciones del árbol de caucho, que nunca ha estado en Francia, pero que ha recibido una educación occidental y que esconde su vulnerabilidad bajo una máscara de poder y responsabilidad al frente de las vastas posesiones.

Es una mujer que aparenta ser desapasionada y calculadora y cuyo amor se concentra en esa niña adoptada: Camille (Linh Dan Pham), una princesa indígena, heredera y huérfana que descubrirá el reverso de la colonia, las entrañas de su país y de su raza, de su gente y de su pasado y de cuya fuga, tras un sonado homicidio, saldrá la legendaria historia de la Princesa Roja.   Entre ellas, y tras su separación, se cruza un joven oficial Jean Baptieste Le Guen (Vincent Pérez, un actor que prometía ser el nuevo galán del cine  francés pero que no logró asentarse como un intérprete importante de la cinematografía gala).

Indochine, es un film dotado de momentos magníficos, en las interpretaciones, en la trama, en la música (creada por el siempre preciso Patrick Doyle).  Los decorados son autoría de Jacques Bufnoir y tienen una importancia vital en la estética de la película ya que reconstruyen perfectamente el Vietnam de los años treinta, y crean una atmósfera casi irreal que ayuda a desarrollar el aspecto novelesco con el que quería narrar Régis Wargnier.

images (1)images (3)

Catherine Denauve, la gran musa del cine francés de los últimos treinta años, está perfecta en esta película: sabe mostrar altivez (algo consustancial en ella) y al mismo tiempo, en los momentos más logrados del filme, una vulnerabilidad conmovedora.

Una película preciosa, con imágenes mágicas de una época en la que los valores humanos todavía se tenían muy en cuenta.

*******************************************************************************************************

NOTA:  Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s