LUISE RAINER (CENTENARIA EXQUISITA), por Francesc Mazón Camats

unnamed (13)unnamed (6)

Actrices Olvidadas 1: Luise Rainer Centenaria exquisita

Frecuentemente la industria de Hollywood, los grandes estudios cinema-tográficos, han descubierto y utilizado actrices fascinantes, nacionales o extranjeras que consiguieron reconocimientos críticos o incluso éxitos populares y poco después, por razones oscuras o mezquinas, de puro cálculo económico, fueron infrautilizadas o arrinconadas y olvidadas.

Este proceso se aceleró con la aparición del cine sonoro, toda una generación de maravillosas actrices desaparecieron, como Lillian Gish o Edna Purviance, con la excusa, peregrina, de que ¡no sabían hablar bien!  o que estaban pasadas de moda… Los cazatalentos multiplicaron sus esfuerzos, en los escenarios de New York, buscando voces agradables o dicciones claras.

También en Europa, intentando repetir los hallazgos de divinas irreales como Greta Garbo o Marlene Dietrich.

Devolvamos brevemente a la luz, dos casos extremos, dos magníficas e ilustres desconocidas: Luise Rainer y Kim Stanley.

unnamed (4)unnamed (5)unnamed

Luise nació en Düsseldorf, un 14 de Enero de 1910 (sigue viva en Londres, cuando escribo estas líneas, con 104 años en su apartamento del elegante barrio de Belgravia, vecino al que tuvo Vivien Leigh), creció en el seno de una acomodada familia judía/austríaca, su padre un empresario con nacionalidad americana y su madre una exquisita pianista le dieron la mejor educación, dispuestos a convertirla en una dama de la alta sociedad europea, pero Luise, una rebelde, escapó a ese destino incorporándose a la prestigiosa escuela de arte Dramático de Max Reinhardt, debutando bajo su dirección en Berlín y convirtiéndose en la más  distinguida joven actriz del momento. Actuó indistintamente en los escenarios de Viena y Berlín, con obras de Shaw, Pirandello o Shakespeare, llamada a convertirse  en la heredera de Elisabeth Bergner.

Una corta carrera en el cine alemán (tres films menores) le suponen ser descubierta por Hollywood; un ventajoso contrato con la MGM, donde su hombre fuerte Irving Thalberg (el todopoderoso wonder boy  del momento) la tutelará. Debuta con “Escapade” 1935, al lado del actor de moda William Powell, e inicia una meteórica carrera el año siguiente, 1936, al substituir a Mirna Loy, como esposa de Powell en “The Great Ziegfeld”. Consigue inesperadamente el Oscar a Mejor actriz y a pesar de la oposición de Mayer, el codiciado papel de la china O-Lan en “The Good Earth” (La Buena Tierra) 1937, alcanzando un segundo Oscar como intérprete, record de dos Oscars sucesivos (solo igualado por Katherine Hepburn).

El mismo año se casa con el prestigioso dramaturgo izquierdista Clifford Odets y sufre el caso más extremo de la llamada Maldición de los Oscars, una fulgurante popularidad y una presión extrema: el estrellato excesivo y prematuro. Mujer inquieta y progresista, cofundadora con Gale Sondergaard de un Comité de apoyo a las Víctimas del Fascismo en la Guerra Civil española, impulsa campañas para obtener ambulancias y leche en polvo para los niños.

La inesperada muerte de Thalberg y los enfrentamientos con el muy conservador Mayer frenan su carrera, no consigue buenos papeles. Apenas cinco films de valor escaso, el más popular “The Great Waltz”1938. En su último encontronazo con Mayer, este le lanza “Yo la cree, yo puedo destruirla”

Pero será Luise quien decide no renovar su contrato y abandonar su carrera cinematográfica. Se traslada a New York y debuta en sus escenarios, con obras como “Joan of Lorraine”, “Behold the Bride” y especialmente su aclamada  Ellida en “The Lady from the Sea”. Forma parte del inquieto Group Theater, donde establece fuertes vínculos con los núcleos más liberales, gentes como Charles Chaplin, Einstein, Kazan… no obstante su matrimonio con Odets fracasa. Luise decide reemprender sus estudios de Medicina y acabada la Guerra, regresar a Europa con su segundo marido, el editor Robert Knittel y su hija Francesca, viviendo entre Suiza y Londres donde se establecerá definitivamente. A partir del año 1946 se convierte en activa embajadora de UNICEF. Solo algunos pequeños trabajos para la TV, mantendrán su vínculo con la interpretación. A los 86 años efectuará el más longevo y curioso comeback, en el film inglés “The  Gambler”.

Para muchos españoles, su imagen y su entusiasta entrega del 1er Oscar a un film español “Volver a empezar” de José Luis Garci en 1982, como mejor film extranjero, resulta inolvidable.

unnamed (1)unnamed (2)unnamed (3)images

********************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s