LA IMAGEN AUSENTE (Dir. RITHY PANH), por Yolanda Aguas

“Desde hace años, busco una imagen: una fotografía tomada entre 1975 y 1979 en Camboya por los Jemeres Rojos. Una sola imagen no sirve como prueba de un genocidio, pero invita a la reflexión, permite reconstruir la historia. La he buscado en vano en los archivos y por todas partes. Ahora he llegado a la conclusión de que esa imagen debe faltar. Lo que ahora propongo no es una imagen, o la búsqueda de una imagen, sino más bien la imagen de una búsqueda: la búsqueda que permite el cine.

Ciertas imágenes deben seguir faltando por siempre, y deben ser reemplazadas por otras: en este movimiento esta la vida, el combate, la pena y la belleza, la tristeza y los rostros perdidos, la comprensión de lo que fue, a veces la nobleza e incluso la valentía, pero nunca el olvido”.  (RITHY PANH)

descarga (1)images

Cuando escribía una de las crónicas de la pasada edición del Festival I. de Cine de San Sebastián, recuerdo que dije que casi sin esperarlo había asistido a una proyección que me había fascinado.  Se trataba de “La image maquante” del director camboyano Rithy Panh.

La imagen perdida (La image maquante, 2013), de Rithy Panh es poesía de protesta. Una poesía que está herida, una poesía que es pura resistencia.  Memoria que no abandona porque sabe que pronto el olvido entierra las atrocidades que el ser humano es capaz de cometer.  Alain Resnais nos abofeteó con “Noche y Niebla” (1958), pero no hubo respuesta.  Rithy Panh lo vuelve a intentar y de una forma igual de sublime.

Nacido en Camboya, Rithy Panh, protagonista involuntario siendo aún un niño de aquel horror, nos ofrece en este documental, “La Imagen Perdida”, un novedoso acercamiento a lo que sucedió en su país, mediante la inserción en el metraje, junto con imágenes reales, de muñecos de plastilina con los que reflejar alguna de las historias de aquellos años.

Más que buscar el horror en nuestros rostros, lo que quiere es nuestra comprensión, en la medida que eso pueda ser posible, en la medida que esa comprensión pueda llevar a que nunca vuelva a ocurrir nada parecido.

Lo ocurrido en Camboya en los oscuros años en los que estaba bajo el dominio de los Jemeres Rojos es de difícil asimilación por la razón. Nos hace parecer menos humanos, incluso condenando los hechos, por el simple motivo de pertenecer al mismo mundo, a la misma especie que quien perpetró aquel infierno.

El individuo desapareció.  La realidad, la sociedad camboyana, se convirtió en una fábrica de arrozales rodeados de muros de cemento.  Todo aquel que no comulgaba con las ideas era destinado a un campo de trabajo, un campo de concentración para reeducarle y reconvertirlo en uno de los suyos.  Se incentivó la delación.  Un hijo de nueve años denunció a su madre por coger unas frutas.  Acompañaron a su madre al bosque y ya no volvió a saberse de ella.  Cuerpos maltratados, ultrajados por la tortura o por la hambruna.

La noche y niebla seguirá dominando la bestia humana, sembrando imágenes perdidas en las que laten cuerpos masacrados.  En “La imagen perdida” lo descarnado y lo sublime se conjugan como un recordatorio de nuestras más míseras oscuridades y también como aliento a la lucha.

Esa necesaria batalla para lograr salir del fango y crear belleza.  La imagen que pueda recorrer el camino de la bondad.

Una película extraordinaria.

loffit_la-imagen-perdida_03-500x300la imagen perdida rithy panh    el cine de solaris

****************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este post son propiedad de la productora de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s