El CINE SEGÚN DURAS: Destruir dijo ella, por Francesc Mazón Camats

Podríamos dividir  en tres grupos la relación del Cine con Marguerite Duras: en primer lugar, las adaptaciones de algunas de sus más famosas novelas por otros directores cinematográficos; en segundo lugar, sus textos, guiones o diálogos como encargos de otros cineastas y finalmente su propia filmografía, su obra como autora/realizadora.

Cronológicamente, fueron las adaptaciones o versiones de otros lo primero que pudimos ver en la pantalla. Marguerite cobró y calló, pero poco después empezó a manifestar su desencanto, ninguna de estas adaptaciones le gustaban, llegó a decir que se sentía humillada y deshonrada por esos films”.

En 1958 (rodaje en Tailandia, en 1957) se estrenó “Un Barrage contre le Pacifique” (This Angry Age), dirigida por René Clement y producida por el todopoderoso Dino De Laurentiis que impuso a su mujer (la excelente) Silvana Mangano, como protagonista de la adolescente Suzanne/Marguerite. Miscasting  total, Silvana en la pantalla jamás podría ser una adolescente aniñada y frágil. Por otro lado el reparto era estupendo pero abigarrado: Jo Van Fleet, como la madre, se robaba la función; Tony Perkins (substituyendo al difunto James Dean) como el hermano vagamente incestuoso y Alida Valli como la amante del hermano mayor. Tuvo cierto éxito, pero la Duras lo odió, sintiéndolo como una simplificación / mixtificación de su obra.

unnamed (1)unnamed (2)unnamed (3)unnamed (4)unnamedunnamed (5)

Siguió en 1960, una magnífica versión de “Moderato Cantabile” de Peter Brook, con Palma de Oro en Cannes para su protagonista Jeanne Moreau y estupendo trabajo de Jean-Paul Belmondo. Para algunos críticos, una aburrida pedantería, para otros una poderosa versión de la típica heroína durasiana, Anne Desbarèsdes, una desolada Anna Bovary  hundiéndose en la depresiva vida de provincias y tanteando un improbable adulterio para escapar del tedio mortal.

En 1967, se estrenó brevemente en verano, en Francia “The Sailor from Gibraltar”, rodada un año antes, como segunda parte de una proyectada trilogía de amor de Tony Richardson  hacia Jeanne Moreau (el primer film “Mademoiselle” a partir de un texto de Jean Genet, había provocado la controversia en Cannes 1966), ante la actitud comprensiva y desvalida de su entonces esposa y madre de sus hijas, Vanessa Redgrave, que había aceptado un breve papel de amante abandonada.

El rodaje fue un cúmulo de despropósitos y complicados lances de amor, pasión y odio. Tony estaba cegado de amor  por Jeanne que se dejaba querer, hasta que se encaprichó locamente por un joven y hermoso marinero griego y escapó con él, interrumpiendo el rodaje. Ian Bannen, un totalmente inadecuado protagonista, desataba su malestar y su ira con todo el mundo; Vanessa parecía sumirse en la depresión (por cierto su breve papel, fue lo único que la crítica alabó) y Orson Welles, llegó, cobró, rodó unos pocos días, antes de escapar a Yugoeslavia, intentando acabar uno de sus films perdidos

El resultado, según la crítica, fue un desastre, pero en realidad es un film maldito e invisible (jamás se ha editado en DVD, apenas se distribuyó, fuera de Francia y UK). A este fracaso, siguió otro aun mayor, la versión de Jules Dassin de “10,30 PM Summer”, filmado en las afueras de Madrid, con Melina Mercouri, Romy Schneider y Peter Finch (y un jovencísimo Julián Mateos) triangulo sentimental/erótico de vértice lesbiano. La Duras se enamoró locamente de la Mercouri, esposa del director Jules Dassin en horas bajas y confusas, todo ahogado con mucho alcohol. Marguerite encontraba maravilloso el film, cuando la magia se esfumó, lo detestó.

Prácticamente nadie llegó a verlo. Estos dos fracasos cerraron temporalmente la etapa de sus adaptaciones.

El segundo bloque, sus guiones y textos para el cine, resultaron mucho más exitosos. La perla de la corona es una obra maestra absoluta “Hiroshima, mon amour” encargo de Alain Resnais a La Duras  y film de culto, del que ya hemos hablado en CineT-Farö.

En 1961, el festival de Cannes concede dos Palmas de Oro al Mejor film a “Viridiana” de Buñuel y “Une Aussi Longue Absence” de Henri Colpi. El escándalo y posterior éxito del mítico film de Buñuel , oscurecieron injustamente la maravillosa poesía del segundo, con un guión coescrito por Marguerite y Gérard Jarlot (su entonces abrasivo amante) en una historia vagamente inspirada en el terrible episodio de la Duras  y el incierto regreso de su marido Robert Antelme de los campos de exterminio nazis. Con dos extraordinarias interpretaciones de Alida Valli y Georges Wilson.

unnamed (6)unnamed (7)unnamed (8)unnamed (9)unnamed (10)

En 1965, la BBC le encarga un guión para su prestigiosa serie de 1h. Love Stories,de ahí surgirá  “La Música” con una fascinante Vanessa Redgrave y Michael Craig, que La Duras reelaborará más tarde como obra teatral y su primer film propio.

Otro injusto semifracaso fue “La Voleuse” (La Ladrona) dirigida en 1966, por Jean Chapot con coguión y diálogos de Marguerite Duras, una magnífica Romy Schneider en el dramático papel de una mujer que pretende recuperar el hijo que dio en adopción.

Cansada de lo que ella creía traiciones a su obra, la Duras salta a la arena y rueda su primer largometraje, en 1967, una nueva versión para el cine de “La Musica” que significará el principio de su larga colaboración  con su musa fílmica: Delphine Seyrig, una de sus amigas más inquebrantablemente fieles.

Los aires de revolución estallan finalmente en Francia, en Mayo de 1968.

Marguerite salta a la calle, a las barricadas y las interminables asambleas de artistas, creadores y estudiantes. Se siente  rejuvenecer, se acerca a los jóvenes radicales, entre ellos su hijo Jean “Outa” Mascolo

Con ellos creará en su casa de Neauphle, en las afueras de Paris, una especie de comuna artística, donde rodará la mayoría de sus films. Casi nadie cobraba, pero Marguerite proveía de magnífica comida que ella misma cocinaba y cama. Todos la adoraban, aunque a veces se comportase como una pequeña tirana, la enanita reina de los bosques y las aguas. De ahí surgen “Détruir dit-elle” 1969, la más radical deconstrucción del Mayo 1968. “Jaune le soleil” 1971, con Sami Frei y Michael Londsale, uno de sus actores fijos o “Nathalie Granger” 1972, quizás su film más accesible con la Moreau (otra de sus grandes amigas), Lucia Bosé, y la aparición de un jovencísimo clochard/hippie Gérard Depardieu, en su primer papel en el cine, como vendedor de lavadoras.

unnamed (12)unnamed (13)unnamed (14)unnamed (15)unnamed (16)unnamed (11)

El salto cualitativo y la cumbre de su filmografía, será ”India Song” presentada en Cannes 1975, con una divina Delphine Seyrig como lánguida y etérea Garbo en un palacio de una Indochina reinventada, con los exteriores de un palacete abandonado de los Rothschild en el Bois de Boulogne  y los interiores en el enorme y desolado salón de un piso burgués deshabitado, cerca de su casa. Las hermosas imágenes de Bruno Nuytten, funcionaban  desincronizadas con los magníficos diálogos de la Duras y una narcótica y envolvente partitura musical de Carlos d’Alessio.

Fue un inesperado éxito de crítica y público y se ha convertido en un film de culto. Siguió con un arriesgado experimento “Son nom de Venise dans Calcutta désert” utilizando la misma banda sonora, sobre las imágenes de los antiguos escenarios abandonados, ausentes de vida humana.

Sus siguientes films son fracasos cada vez más alejados del público.

“Baxter, Vera Baxter” adaptación de su obra teatral “Suzanne Adler” o su radical propuesta “Le Camion” 1977, al no encontrar dinero suficiente, optó por leer ella misma el posible guión, en la cabina de un camión que a veces se convierte en el comedor de Neuphle, junto a un impasible Gérard Depardieu como camionero, difusión limitadísima.

En 1979, se adentró en las aguas estancadas del heroinómano Philippe Garrel y su troupe de divinos snobs, con  Dominique Sanda a la cabeza en “Le Navire Night”1979.

Después de pequeños trabajos para video/TV, empezó a flotar la sensación de deja-vu. El alcoholismo crónico de la Duras se convirtió en un terrible proceso autodestructivo, Marguerite se sentía  deprimida y fracasada. En 1985 estrena el que será su último film, para ella el mejor, “Les Enfants”, su momento parecía haber pasado, y era objeto de sarcasmos o de crueles burlas a propósito de su terrible aspecto.

Ironías del destino la aparición de su novela La Amante, se convierte en un best seller mundial y un notable éxito crítico.

Su versión para el cine firmada por J.J Ainaud en 1992 será un Hit erótico/exótico que ella detestará absolutamente. Después su muerte y un largo silencio. El nuevo siglo parece haber recuperado un cierto interés  por Marguerite Duras: una nueva adaptación de “Un Barrage contre le Pacifique” 2008, firmada por Rithy Panh, con la sublime Isabelle Huppert como madre y nuestra Astrid Bergès-Frisbey  como Marguerite.

Actualmente se está rodando en Francia una nueva versión de 10,30PM Summmer titulada  “Orage”. Quizás a sus cien años la relación de la Duras con el cine no ha acabado.

unnamed (18)unnamed (17)

*********************************************************************************************************

NOTA:  La colección de fotografías insertadas en este post son propiedad particular del autor de este artículo: FRANCESC MAZÓN CAMATS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s