DOROTHY ARZNER: Retrospectiva en el 62 SSIFF, por Yolanda Aguas

 

DA 2DA 6

No podíamos faltar a la presentación del libro editado por el Festival Internacional de Cine de San Sebastián rindiendo homenaje a una directora excepcional: DOROTHY ARZNER.

En un acto celebrado el lunes 22 de septiembre a las 17 horas, en el Club de Prensa del Kursaal, un grupo selecto de periodistas tuvimos el privilegio de conversar con la autora estadounidense Judith Mayne,  cuyo texto es traducción del volumen que hace 20 años escribió, presente en el festival de San Sebastián.

Dorothy Arzner fue la única mujer que logró tener una carrera como directora en el Hollywood de los años 30 y 40, y doce películas de su filmografía que se conservan se están proyectando dentro del marco del festival.

Arzner (1897-1979) rodó diecisiete títulos, el primero “La reina de la moda” en 1927, y al año siguiente “Manhattan Cocktail”, que la convirtió en la primera mujer en dirigir una película sonora y le permitió continuar con una trayectoria en la meca del cine, donde antes había trabajado como escenógrafa, redactora de sinopsis, script, montadora y guionista. “La loca orgía”, de 1929, es la película más antigua de la retrospectiva que ha organizado el Zinemaldia sobre esta realizadora, que contó con estrellas como Clara Bow, para la que este filme fue su primer trabajo sonoro.

Katharine Hepburn, Fedric March, Rosalind Russell, Claudette Colbert, Maureen O’Hara y Joan Crawford fueron otros actores que dirigió Arzner, nacida en San Francisco y criada en Los Ángeles, donde sus padres fueron propietarios de un café frecuentado por figuras como Charles Chaplin y Erich von Stroheim.

descarga (1)imageshe's thiryty dsidescarga

Fue, sin embargo, un encuentro con William C. DeMille -hermano del célebre director Cecil B. DeMille- el que cambió su vida y la llevó hasta Hollywood, donde además fue una pionera de la integración de la mujer en la industria del cine.  Tras caer en el olvido, la carrera de Arzner fue reivindicada en la década de los 60 por los movimientos feministas y fue objeto de varios homenajes, entre ellos el del Sindicato de Directores de América en 1975, del que fue la única mujer durante varias décadas.

Se destacó su estilo y personalidad, la forma en que trató los personajes femeninos, en películas atrevidas para su época como “La mujer de cualquiera”, de 1930. En su siguiente título, “Honor entre amantes”, dispuso de un reparto de lujo, Claudette Colbert y Ginger Rogers junto a uno de sus actores preferidos, Fredic March, para abordar un tema nada habitual en el cine de la época como el acoso sexual en el mundo laboral.

El papel de la mujer en las relaciones de pareja lo planteó en “Tuya para siempre”, de 1932, mientras que en “Hacia las alturas”, Katharine Hepburn dio vida a una mujer piloto enamorada de un parlamentario.

“The Bride Wore Red”, con Joan Crawford, “Dance, Girl, Dance”, con Mauren O’Hara y Lucille Ball, son otras películas de esta directora, cuyo último filme, “First Comes Courage”, de 1943, fue un drama de espionaje en el que Merle Oberon encarna a una militante de la resistencia anti-nazi que debe elegir entre el amor y el deber.

“Hoy su filmografía no sólo es revalorizada por constituir una insólita excepción en la historia del cine americano, sino por sus valores intrínsecos”, destacó en la presentación del libro su autora, y añadió:  “Arzner dejó su huella a través de una serie de películas de refinado estilo visual que cuestionaban los tradicionales roles sexuales y el papel de la mujer en la sociedad o que, según algunos críticos, introducían velados subtextos homosexuales en la rígida estructura del Hollywood de la época”.

DA 1DA 4DA 5DA 3

Declaró Quim Casas que Arzner fue la única mujer que trabajó como directora durante el Hollywood clásico, el gobernado por las majors. “No hubo otra directora sindicada en el Hollywood de los años 30 y 40”.

Judith Mayne destacó su infatigable labor por romper los estereotipos incluso en la pantalla. “Cuando sus personajes femeninos asumen su rol tradicional como mujeres se ven abocados al fracaso. También es interesante la inversión de roles de género que hay en sus películas al mostrar a los hombres muy a menudo como frágiles e inseguros, algo que le reprochaban continuamente y que ella se negó a reconocer”. De su lucha ha quedado un legado, y algunas cineastas han entendido su importancia: “JODIE FOSTER  donó bastante dinero para la restauración de su obra”, aseguró finalmente Mayne.

Su carrera como realizadora duró de 1927 a 1943, años en los que dirigió tres películas mudas y 14 habladas. Hubo otras directoras en la época muda, pero solo Arzner pasó con éxito al sonoro. Fue muy famosa en su época, y apareció en multitud de medios especializados en la industria, especialmente en los años que estuvo a sueldo de Paramount.

Variety inventó para ella el término femme megger, en referencia al megáfono (meg) que los directores usaban durante el cine silente para dar instrucciones.

Su lesbianismo nunca fue evidente en su cine, aunque tampoco escondió su vida privada, y fue fuente de inspiración para la siguiente generación de creadoras lesbianas.

Al empezar la Segunda Guerra Mundial comenzó a rodar filmes para las tropas, tanto de entretenimiento como para el entrenamiento, labor que paró en 1943 para recuperarse de una neumonía. Nunca volvió a trabajar en Hollywood, harta de los jefes de las majors. Se dedicó a grabar documentales y anuncios para televisión, y a dar clases: primero en la Pasadena Playhouse, y desde los sesenta y hasta su muerte en 1979 en la Universidad de UCLA: uno de sus alumnos fue Francis Ford Coppola.

Durante el proceso de investigación para escribir este libro, Judith Mayne destacó que estaba convencida que Marlene Dietrich tuvo que mantener alguna relación con la directora homenajeada.  De ahí su inmensa alegría cuando encontró una fotografía (página 54 del libro) en la que la Dietrich está en la casa que  Dorothy Arzner compartía con su pareja Marion Morgan.

Un libro muy interesante, acorde con la importante filmografía de esta pionera del cine realizado por mujeres.

*************************************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías de Dorothy Arzner  insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Las fotografías de la presentación del libro en el marco del ZINEMALDÍA son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s