WINTER SLEEP (Sueño de invierno) – (Dir. Nuri Bilge Ceylan), por Francesc Mazón Camats

unnamed (1)unnamed (2)unnamed (4)unnamed (3)

Winter Sleep: Tiempo de hibernación

Chejov y Dostoiveski en la helada estepa turca. Un antiguo actor, propietario de un  peculiar hotel  troglodítico (Hotel Otello¡)  en la solitaria e invernal Capadocia, su divorciada y hastiada hermana, su solitaria y joven esposa…

Todos al borde del derrumbe, aburridos, asfixiados por el tedio. Rodeados de criados, capataces, amigos y unos pocos despistados turistas.

En el devastado y empobrecido pueblo cercano, dos hermanos humillados y empujados a la miseria a punto de estallar… Chejov versus Dostoievski.

Nuri Bilge Ceylan (nacido en Estambul un 26 de Enero del 1959) premiado ya dos veces en Cannes, 2008 mejor director por “3 Monos” y 2011 premio del jurado por su majestuosa “Erase una vez en Anatolia”, se consagra este 2014 con la Palma de Oro con este film, coescrito con su mujer, la actriz y cineasta  Ebru Ceylan (interprete junto al director de su film “Climas”).

El director quiso agradecer el premio y dedicarlo a toda la gente joven de su país Turquía, incluyendo  a los que perdieron la vida, en las recientes protestas del último año.

Un hecho aparentemente casual, la pedrada de un niño en la ventanilla del todoterreno  que conduce al señor y su capataz por sus diezmados dominios, nos descubre lentamente, la soledad, los reproches, la amarga mezcla de conceptos: morales, culturales, de clases y poder.

El egoísmo y auto indulgencia destructivos de este pequeño señor casi feudal con los suyos y sus vasallos (como los pobrecitos Mujiks en Chejov) se manifiesta en sus interminables y fascinantes, torrentes verbales. Especialmente sus dos largos diálogos, con su hermana y con su mujer, que lo conducen inexorablemente a la soledad, rompiendo  cualquier vínculo emocional con ellas.

“Tú eres un hombre insoportable, egoísta, rencoroso y cínico” le dice su joven esposa, hundiéndose en las lágrimas y el victimismo. La hermana sencillamente desaparece de la acción, como en un film de Antonioni…

Palabras, miles de palabras (estamos ante un film casi teatral) hermosas, cáusticas, inteligentes, cínicas… palabras que hieren, que arrastran a quienes las pronuncian a su propia perdición. Un paisaje helado de una hermosura mortal, una luz y fotografía apagadas, hasta llegar al cegador blanco final. Interiores cavernarios, donde los personajes parecen haberse acomodado para hibernar, quien sabe si de por vida “A Moscú, a Moscú “  (aquí Estambul) como decían las pobres tres hermanas Prozorov.

Tres finales magníficos posibles, el de un padre desesperado que arroja al fuego la caridad de nuestra Viridiana turca, sentada en la mesa de los humillados y ofendidos; el de un anodino maestro rural borracho que fue tartamudo de niño, y ahora no puede callar. El de nuestro infeliz protagonista Mr. Aydin, reducido al silencio de un monólogo interior, triste, solitario y final.

Deben ver este poderoso cuento de lo que le sucede a un hombre cuando su corazón ha entrado en hibernación – Winter Sleep.

unnamed (5)unnamed (6)

**********************************************************************************************************

NOTA:  Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s