LA VIOLACIÓN DE LUCRECIA (Aut. W. Shakespeare), por Yolanda Aguas

laviolaciondelucrecia4_fichalaviolaciondelucrecia2_ficha

La violación de Lucrecia, el poema dramático de Shakespeare, y una actriz – ya legendaria-  Nuria Espert, interpretando todos los papeles: el narrador, Lucrecia, Tarquino, Colatino, la doncella, Lucio Bruto.  Traducción  espléndida de José Luis Rivas. Escenografía y vestuario de Ikerne Giménez: apenas una silla, una mesa, una cama con dosel y una tela cubriéndola. Una capa negra para interpretar a Tarquino; una tela de seda violeta para Lucrecia. Luces mágicas y envolventes de Juanjo Llorens. Todos ellos coordinados y dirigidos por Miguel del Arco para dar forma a un texto de Shakespeare que durante mucho tiempo estuvo considerado un trabajo menor (quizá por estar escrito en su juventud).

Es un texto tremendamente difícil de poner en pie, complejo en su estructura narrativa, fascinante en su inicio, desarrollo y final.  Me pregunto si de haber sido interpretado por otra actriz (o actor) hubiera logrado todos los panegíricos de público y crítica.  Seguramente no…

Pero la encargada de estrenarlo y representarlo en España ha sido – nada más y nada menos – que una leyenda del teatro europeo: Nuria Espert.

Durante muchos años, en la década de los 80’s, la Sra. Espert venía a Zaragoza con sus montajes teatrales (siempre al Teatro Principal): La Tempestad, Las criadas, Maquillaje…  y una vez actuó – en una inolvidable noche de verano – en el Anfiteatro del Rincón de Goya (ubicado en el actual Parque Grande José Antonio Labordeta) con Salomé (texto de Óscar Wilde con versión libre de su entrañable amigo Terenci Moix).  Por cierto, quienes estuvieron (estuvimos) en aquella función recordarán que unos descerebrados (que no asistían a la obra como público) lanzaron piedras de enorme tamaño al escenario.  Obligaron a la compañía a suspender la función por unos minutos, hasta que el entonces consejero de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza salió a escena, llevando de la mano a Nuria Espert, para pedirle disculpas por tan salvaje episodio.

Anécdota aparte, lo cierto es que Nuria Espert venía con frecuencia a nuestra ciudad, luego estuvo muchos años sin pisar nuestros escenarios.  Regresó con El cerco de Leningrado, junto a Maria Jesús Valdés (yo vi la obra en el María Guerrero de Madrid) pero no en Zaragoza capital, sino al Teatro Municipal Miguel Fleta del Centro Social de Utebo.  La madre de Carmen París, nuestra querida Adelina, fue determinante para que estas dos insignes damas de la escena pisaran el palco escénico de Utebo.

Y ahora, Nuria Espert, se sirve  del autor inglés que nos proporciona un texto denso, expresivo y de una pasión arrebatada. La violación de Lucrecia pone sobre las tablas algo tan actual como es el abuso del poder, los deberes del gobernante o los derechos del ciudadano. La violación de una muchacha a manos de un intocable y el posterior suicidio de ésta conllevan consecuencias políticas: el destierro perpetuo para el violador y la familia real de Tarquino, lo que supone el final de la monarquía y el origen de la república romana.

Nuria Espert, dominando completamente la escena,  nos hace creer que este mágico mundo de sueños y realidades que es el teatro cobra vida y la presenta con la verdad de quien la vive con plenitud.  Mi momento preferido de la interpretación es cuando Espert se convierte en el narrador.  Su voz queda más nítida, su dicción más clara.  Es la Nuria Espert que me enseñó a amar el teatro en los primeros años de mi juventud, con el montaje de Las Criadas del año 1984.  Julieta Serrano y Mayrata O`Wisiedo (actriz nacida en Zaragoza) la acompañaban en el montaje que ella misma dirigió. El primero fue autoría de Víctor García.

El Teatro de las Esquinas de Zaragoza, ha tenido el enorme acierto de traer esta obra a nuestra ciudad.

La violación de Lucrecia, de Espert-del Arco, es un montaje espectacular, emocionante, histórico e imprescindible. 

Aforo completo, como no podía ser menos, donde el público puesto en pie aplaudió a una actriz mítica e irrepetible.

Desde estas líneas nuestra felicitación y agradecimiento al Teatro de las Esquinas

NE 01NE 02NE 03NE 04

************************************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías oficiales de La violación de Lucrecia insertadas en este post son autoría de JAVIER NAVAL para el Teatro de la Abadía y Juanjo Seoane.

Las fotografías de NURIA ESPERT saludando al público tras la representación en Zaragoza, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.   Para poder realizar las fotografías obtuvimos la autorización previa de José Ángel García (Dir. Producción) de  JUANJO SEOANE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s