LA ISLA MÍNIMA (Dir. Alberto Rodríguez), por Yolanda Aguas

image2993+++

La isla mínima de Alberto Rodríguez es una de las pocas películas que he visto dos veces en una edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.  Con esto creo que digo muchas cosas.

Quienes asisten acreditados como prensa al festival, saben perfectamente a qué me refiero.  Es muy difícil ver dos veces una película en el marco de uno de los mejores festivales de cine del mundo, simplemente por razones de tiempo.  Si esto sucede, quiere decir que la película elegida tiene algo especial.

La vida, la muerte, la culpa y el perdón.  Quizá sean estos los fundamentos principales en los que se apoya esta historia.

El argumento es muy claro, Juan y Pedro (Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo), son dos policías destinados a un pueblo de las marismas para investigar la desaparición de dos chicas adolescentes.  Cada policía tiene distintos hábitos, diferentes modos de trabajo y comportamiento. Es muy importante destacar la época en que esta historia se desarrolla: la España inmediatamente posterior a la dictadura de Franco.  Los dos policías deben tratar con los habitantes de un pueblo que se resiste a vivir fuera de la moral adquirida de su reciente historia política y social.

images (1)images (2)

Alberto Rodríguez plasma la atmósfera en las marismas del Guadalquivir, con unos movimientos de cámara que nos atrapan desde el minuto uno.  Sin darnos cuenta estamos sumergidos en el interior más profundo de lo que se conoció como  la “España Negra”.

Es una película con un indudable recorrido de suspense, como en muchas de las mejores películas del cine negro americano.

Destaco, por encima de todo, el trabajo del director de fotografía Alex Catalán.  De él son también la Fotografía de “Camino” de Javier Fesser y “Habitación en Roma” de Julio Medem.  Su trabajo en La isla mínima es prodigioso.  Muy merecido su premio en el Palmarés de la 62 ed. del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Las interpretaciones son de un nivel muy alto, especialmente la de Javier Gutiérrez (obtuvo la Concha de Plata como Mejor Actor del Zinemaldia) que borda su papel. Un actor conocido por sus trabajos televisivos como Los Serrano o Águila Roja, donde no podía desplegar ni mostrar todo su potencial interpretativo.  La actriz Nerea Barros, que muestra en su rostro una intranquilidad perturbadora, una falsa contención emocional ya que es su personaje quien ayuda a descubrir la verdad de lo sucedido.  Está magnífica en su corto pero importante papel.

El resto del reparto, incluido Raúl Arévalo, resuelven con oficio sus interpretaciones.

Una gran película española, que estoy segura tendrá un largo recorrido.

La-isla-minimaisla-minima-4--478x270

*******************************************************************************************

NOTA:

Las fotografías oficiales de La Isla Mínima insertadas en este post son propiedad de sus autores.

Las dos fotografías del equipo de La Isla Mínima, durante su estancia en la Universidad de Zaragoza, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s