CENTENARIO ORSON WELLES: 1 – Dickens en el Middle West, por Francesc Mazón Camats

1welles_dog_story2GOwelles7Welles, OrsonScreenShot2013-01-29at14533PM_zps63fc97a8

Una infancia desgraciada en el seno de una familia notable, rica, excéntrica  e infeliz; en Kenosha, Wisconsin, un lugar perdido del Medio Oeste americano, junto al lago Michigan. Mezclada y confundida con la memoria creativa, la fecunda fantasía, las leyendas y mitos de finales del S. XIX y unas dosis de mitomanía, el cóctel necesario para la presentación de un genio precoz e infrecuente: George Orson Ives Welles, actor, director (Teatral, radiofónico y cinematográfico), guionista, dramaturgo, novelista, productor (radio, teatro y cine) amén de columnista, conferenciante, mago, político o figurinista….

Su padre Richard (Dick) Welles fue un creativo empresario e inventor de buena familia, también un bala perdida, mujeriego y alcohólico. Su madre Beatrice Ives, alta, guapa y fascinante, una refinada pianista y radical sufragista. A Beatrice la aburrían los intereses de su marido y las necesidades de los niños pequeños. La confortable mansión de Kenosha  contaba también con la sombra incómoda de un díscolo hermano mayor Dicky, anulado por una mente enferma de la que tardó mucho en reponerse.

Al pequeño y regordete Pookles/ Orson solo le quedaba la opción de deslumbrar a su adorada madre. Mediante la intervención de un extraño, el médico de la familia, Dr. Maurice Bernstein (Dadda) que pronto detectó la genialidad del pequeño y el interés sentimental de la madre. Orson aprendió a leer y recitar párrafos enteros de Shakespeare. Instalados ya en Chicago (la más americana de las ciudades USA) recibió lecciones de piano y violín, acompañando a mamá y Dadda al teatro y la ópera. La altiva Beatrice, amiga de sopranos y compositores, lo hizo debutar como Dolore  hijo de Cio-Cio-San Madame Butterfly, todo un presagio…

Una vida pública intensísima en medio del lujo y el refinamiento cultural, mientras la privada se deshacía en la infelicidad marital, el alcohol, la enfermedad  (pronto la muerte) y la orfandad…

9OrgullodelosAmbersonsIT5the-magnificent-ambersons-3Madama_butterfly4Magnificent-Ambersons

La temprana pérdida de la madre, lo devolvió a la breve custodia del padre, con el que emprendió largos viajes (el más exótico a la China, auténtica, no el Chinatown de “La Dama de Shangai “ o el Chinchón / Macao de “La Historia Inmortal “).

Las adicciones del padre, un soñador fracasado, y su desaparición, devolverán definitivamente al adolescente Orson, al control del Dr. Bernstein en Chicago, la atmósfera que rodeó a un enfermizo y privilegiado joven en su formación. Dadda consiguió que fuera aceptado en el prestigioso y muy liberal Instituto Todd, en Woodstock (Illinois), donde una nueva figura tutelar Roger Hill, encaminará  sus enormes y dispersas aptitudes hacia el teatro. Según el propio Welles fueron los cuatro años mejores de su vida. Allí debutó, conscientemente, como actor (o actriz, en el papel de la Virgen María y algunas heroínas de Shakespeare) especializándose pronto en personajes mayores o ancianos (de ahí su desmedida afición a los postizos, barbas y pelucas) hasta llegar a la dirección de obras que acostumbraban también a representarse ante un público de pago.

Antes de ingresar en la prestigiosa Universidad Harvard, Dadda Bernstein lo autoriza a viajar en solitario a Europa. Orson Welles tenía 16 años y su vida iba a cambiar de nuevo…

Es fácil ver esta primera etapa de la vida de Welles, reflejada en la que hubiera sido su obra maestra “El esplendor de los Amberson” (El Cuarto Mandamiento) antes de que la RKO la mutilase cruelmente. Orson escogió una novela de Booth Tarkington, compañero de estudios y amigo íntimo del infortunado Richard Welles. Tanto Isabel Amberson, como Eugene Morgan, su amor imposible, pueden verse como versiones sublimadas de sus padres; aunque ignoro si Orson aceptaría a  George Minafer como su malcriado alter ego.

*************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.  Pertenecen a la colección privada de FRANCESC MAZÓN CAMATS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s