CONSTANTINO MARTÍNEZ-ORTS – Dir. FSO (Entrevista), por Yolanda Aguas

Constantino Martínez-Orts tuvo un sueño: crear una orquesta sinfónica que interpretase en su totalidad música de cine.  Cuando arrancó este proyecto, la Film Symphony Orchestra era pionera en España, aunque en Estados Unidos otras llevaban ya un recorrido.

Director de orquesta y compositor, cursó un Master en Film Scoring en el London College of Music.  Es un ferviente defensor de la calidad que alcanzan las bandas sonoras, al que no considera un género menor que otros. Para él, las composiciones de John Williams son perfectamente comparables a las de Bruckner o Puccini.  Y no tiene problema en afirmar que “la obra de arte más completa es el Cine, y en segundo lugar la Ópera”.

La entrevista que leerán a continuación se celebró en Zaragoza el pasado día 20 de octubre.  Era un reencuentro con el maestro Martínez-Orts, a quien conocimos el pasado año.  Agradecemos desde estas líneas su cordialidad y su pasión por el proyecto que él encabeza: la FILM SYMPHONY ORCHESTRA.

CMO 02CMO 01

Decía Diderot: un actor no debe sentir nada, son los espectadores los que deben sentir

¿Se puede extender esta filosofía a un músico? ¿Deben ser los espectadores los que sientan la música más que aquellos que la interpretan?

Más que aquellos… (reflexiona) Yo sí que me tomo en serio el tema de que al final lo que estamos haciendo es un actor de comunicación.  Desde el compositor/creador, pasando por el intérprete/recreador hasta el público.

Ahí hay un acto de comunicación que tiene que completarse y me tomo muy en serio que al final estamos haciendo lo que hacemos para que el público lo disfrute y se emocione.  Lo que sí no te puedo decir es que yo no me emocione haciéndolo.  Nos tomamos muy en serio lo que hacemos, tratamos la música de cine con muchísimo cariño, con muchísimo rigor para que al final consigamos lo que creo que estamos logrando: esos aplausos, esas ovaciones… ver a la gente emocionada.  Y ese proceso yo no lo concibo sin emocionarme.  Yo soy muy pasional y muy visceral (sonríe…) y realmente creo que yo no podría no emocionarme.  Yo necesito meterme en “Memorias de África” para interpretar esa partitura, o en “Matrix” o en “E.T.”, o en la secuencia final de “Parque Jurásico” y sentir eso como un abrazo entre el ser humano y las bestias ¿no?

Coincido con tu cita a medias, especialmente con la parte final que dice que el público es el que se tiene que emocionar, pero yo no puedo mantenerme alejado con esta emoción.  Yo no sé cómo Diderot pensaba así…

Quizá porque era otra época…

Quizá… (sonríe), y también otra percepción.  Entiendo lo que él dice, el objetivo es éste, pero no sé cómo podría hacerlo yo si no me emociono.

¿Cuál fue el momento en que comprendiste que la música sería tu vida?

Yo siempre estudié música desde muy pequeño.  Me enamoré de la música de cine por la película E.T., con 5 años, en Valencia y en un cine con mis padres.  Viendo E.T. yo me quedé alucinado.  A partir de ahí yo comencé a escuchar música sinfónica porque me encantó esa música.  Lo cierto es que yo continué estudiando música en el conservatorio de Valencia y cuando acabé mis estudios de bachillerato y tuve que entrar en la universidad, yo empecé a estudiar Telecomunicaciones.   Yo soy un ingeniero que no terminó, y luego estudié Ingeniería Técnico Agrícola y seguía estudiando música.  Hasta que un día me planteé en serio a qué me quería dedicar hasta el día de mi muerte.  Y ese fue el momento de ruptura donde decidí que la música sería mi vida.

Y de ahí viene esa presencia constante de la música de John Williams en todos los programas de la FSO ¿no?

Sí, y porque creo que John Williams es el compositor más inspirado de los últimos cuarenta años.  Hay otros grandes compositores, pero creo que él es el más grande de los grandes.

Hace pocos días escuchando un programa de música clásica en RNE, uno de los dos participantes en la tertulia manifestó que Miklos Rozsa fue el John Williams de la época…  ¿Estás de acuerdo?

Eran épocas distintas, pero quizá sí… se podría decir que sí.  Pienso que sería uno, porque también estaba Bernan Herrmann (muy asociado con Hitchcock).  No obstante, en John Williams todos escuchamos reminiscencias de Rozsa….  Williams ha vivido de la herencia de los grandes compositores de los años 40’s y 50’s.

FSO 03FSO 07

“Si no es un milagro, no es Bach” ¿qué les dices a los maestros de la orquesta antes de comenzar un concierto? ¿Cómo les motivas?

Yo les digo “si no amáis el cine, si no amáis la música de cine, fuera…  ¡No podéis tocar en esta orquesta¡”  Al que no le gusta el cine… no.

Pueden tocar en una orquesta sinfónica a Brahms, Mahler, Shostakóvich, pero en nuestra orquesta a uno tiene que gustarle lo que está haciendo y no pueden interpretar “La teoría del todo” si no han visto la película y no han llorado con Eddie Redmayne, el actor que interpreta a Stephen Hawking.

La FSO se ha convertido en una orquesta de referencia, ¿te gusta o te incomoda esta etiqueta?

Me gusta… y no me incomoda.  Al final, todo tiene su precio.  Ahora nos copian también mucho…

Sí, precisamente te lo he preguntado por eso…

Al ser referencia es un precio que hay que pagar.  Pero lo aceptamos, al fin y al cabo eso significa que estamos ahí, que estamos haciendo las cosas bien y que la gente nos tiene en cuenta.

Y, por supuesto, esto te obliga a esforzarte, a superarte, a crear una programas de conciertos originales, a que la calidad de la orquesta vaya siempre “in crescendo” y que todo, en cada año y en cada gira, salga mejor.

Si estuviéramos en un plan más oculto pasaríamos más desapercibidos.  Ahora estamos un poco en el punto de mira de todos, y nos obliga a hacer bien las cosas.  Al menos lo estamos intentando.

Constantino, ¿Qué es actuar: una pasión  o sólo un trabajo?

Actuar es una pasión.  Afortunadamente, yo creo que no puedo llamar trabajo a mi profesión.  Evidentemente es trabajo, pero puedo trabajar en lo que me apasiona (sonríe…).

¿Qué significa la música para ti?

Todo.  La música significa todo para mí.  Me levanto con música, me acuesto, viajo… todo lo hago con música.  Es como “Origen”, esa idea principal… la música es todo para mí..

Imagino que la elección de los temas que la orquesta debe interpretar debe ser un proceso arduo, porque no cabe en un concierto de dos horas todo lo que sin duda te gustaría incluir.   ¿Qué criterio sigues para realizar esa selección de temas?  

¿Eres únicamente tu el que hace la selección o admites sugerencias?

La elección la hago únicamente yo.  También es cierto que me gusta escuchar a nuestros fans, a la gente que nos sigue porque al fin y al cabo es nuestro público y me gusta mucho tenerlos en cuenta.  Lo que pasa es que es imposible incluir en nuestros programas todas esas peticiones, todos esos títulos porque necesitaríamos un concierto de 72 horas ¡y se quedarían muchos títulos fuera¡ (sonríe).

Dicho esto, el repertorio lo elaboro yo, pero me cuesta mucho elegirlo.  No te exagero si te digo que pasan de cinco o seis meses desde que hago una primera selección, la dejo madurar y finalmente decido.

¿Cuáles son mis parámetros?   Desde luego me dejo guiar por mi gusto por el cine.  Lo cierto es que sí, intento hacer un recorrido lo más amplio posible por toda la      Historia del Cine.  Hablando de décadas, de los Óscar 2015 con “La teoría del todo” o “Imitation Game”, hasta “Ciudadano Kane”, pasando por “Doctor Zhivago”, “Memorias de África”, “E.T.” o “Los vengadores”…  Pienso que estén todas las épocas y, por otra parte, diversas estéticas y estilos musicales: cine bélico “El puente sobre el río Kwai”, cine romántico “Leyendas de pasión”, aventuras cómicas “Los Goonies”, ciencia ficción “Independence Day”, ficción más amable “E.T.”…   Intento recoger el mayor número de estilos representados.  Por último, intentando recoger el mayor número de compositores, creo que de diecinueve temas que tenemos en esta gira 2015, hemos reunido a dieciséis compositores distintos.

Me cuesta mucho hacer la selección final, y además siempre intento alcanzar la montaña rusa de emociones.  Mover esos afectos del ser humano, pasando por la tensión estremecedora de “Matrix”, por el valle de la montaña con “Memorias de África”, la marcha militar de “El puente sobre río Kwai”, ese tema que te pone de pie de “Stark Treck: Primer contacto”…  Es tener al espectador en un flujo constante de energía, arriba y abajo y siempre ir “in crescendo” para que al final podamos conseguir una explosión y levantar al público.  Eso es lo que intento (ríe…).

¿Cómo se siente un director de orquesta momentos antes de salir a escena? ¿Cómo son tus “treinta minutos”?

Me gusta estar solo.  Siento una gran responsabilidad cuando salgo a un escenario.  Siento esa responsabilidad de tener que emocionar al público que ha venido a escucharnos.  Yo no concibo el Arte desde un punto de vista frío o desde concepciones vanguardistas… No, para mí el Arte, la música… es emoción.

Esa media hora antes me gusta tomármela en soledad, en mi camerino descansando y calentando un poco (mueve el brazo derecho…) porque también tengo un trabajo físico, debo calentar los músculos de los brazos, pero estoy en soledad preparándome para lo que viene después.

En todos estos años de profesión, ¿quién o quiénes han sido tus maestros? ¿De quién has recibido más enseñanza o quién es el espejo en el que sueles mirarte?

Como director de orquesta… mi formación procede de Valencia, con mis profesores del conservatorio.  Estudié también en Londres, Nueva York, Rumanía, Italia… y de todos ellos aprendí cosas buenas y cosas malas.  Yo creo que todos los maestros tienen sus virtudes y sus grandes vicios.  Seguro que también yo los tengo.

Sí es cierto, que siempre me he fijado en los grandes directores como Karajan, Abbado, Muti, Simon Rattle… o sea los grandes maestros de la clásica.  Poco a poco, por una sensibilidad especial y amor por el cine, yo he ido aplicando esta técnica clásica a las partituras de música de cine.  Intento que suenen lo más brillantemente posible.

cmsFSO 02

Cuando hay éxito parece que todo es sencillo, pero no lo es…  ¿Cuál ha sido el momento más difícil por el que has tenido que pasar (y superar) desde que eres el director de la FSO?

Los inicios de la FSO fueron muy difíciles.  La primera gira, por desconocimiento, me trajo muchos problemas.  Una cosa es ser director de orquesta y otra ser promotor de conciertos y tener una compañía que hace gira por España.  El no conocer bien ese terreno de promotor fue muy doloroso.  Lo cierto es que al final, ya sabemos que unas veces se gana y otras se pierde, pero yo soy de quienes piensan que unas veces se gana y otras se aprende (sonríe…).  Yo creo que siempre estamos aprendiendo.  Somos maestros de lo que no hay que hacer, conocemos bien lo que no hay que hacer sin conocer bien lo que hay que hacer.

Poco a poco creo que hemos ido mejorando, pero los principios siempre son complicados, son difíciles, son dolorosos, pero al final con tenacidad, con perseverancia, pasión y buen hacer creo que se consiguen las cosas.  Es cuestión de tener fe en un proyecto.  Al final, los astros se alinean y con mucho trabajo las cosas pueden salir bien, pero – como tú comentabas – no es sencillo.

De todos los conciertos a los que has asistido, como público, ¿sigue siendo el que ofreció Daniel Barenboim – hace 20 años en Valencia –  tu concierto inolvidable?

(Sonríe de nuevo…)  Sí, de la clásica sí…  Aquello fue ¡una orgía pianística¡  Llegó a tocar 19 bises, fue como si hubiera tocados dos conciertos seguidos.  Fue una locura maravillosa.

Ese concierto me ha apasionado toda mi vida.  También en Valencia, cuando existía la antigua Mostra tuvimos la oportunidad de traer a Maurice Jarre, a Lalo Schifrin, Michael Kamen… ¡aquellas experiencias musicales fueron espectaculares¡

Mi instrumento preferido es el piano.  ¿Quién es el intérprete de piano al que consideras más importante de la historia? 

¡Qué complicado es responderte¡ Hay tantos…  Desde los clásicos como Joseph Horovitz y Rubinstein,  que han sido grandes maestros… De los últimos: Ivo Pogorelich, de los años 90’s: Barenboim, por supuesto…

En cambio, yo no soy muy fan del chino Lang Lang, porque no soy admirador del sonido de los asiáticos, me parece muy duro.

No te sabría decir uno en concreto.  Durante los años de mi formación estaba muy de moda Pogorelich y yo me empapé mucho de él.

Maria João Pires, por supuesto  que es una de las más grandes pianistas.

Me sorprende mucho que no estés nombrando al genial Glenn Gould…

Cierto, porque yo lo he visto más como “el rarito”, yo creo que fue un gran pianista pero no ha sido quizá de mis grandes favoritos.  Ha estado ahí, en el Top Ten, sobre todo por todas las grabaciones que hizo de Bach.

Hay varios músicos que están siempre en cada gira de la FSO: 

Maurice Jarre: Lawrence de Arabia, Doctor Zhivago…

Alan Silvestri: Forrest Gump, Los Vengadores…

John Williams: Harry Potter, Parque Jurásico, ET…

En la gira 2016, ¿tocará  incluir Pasaje a la India de Maurice Jarre?  Lo pregunto porque es mi película favorita de la Historia del Cine, y sería fantástico.

Está bien que lo propongas… en algún momento tendrá que caer “Pasaje a la India”, pero fíjate que Ennio Morricone todavía no lo hemos incluido y yo estoy deseando ya que esto suceda.  Morricone es uno de los más grandes compositores de música para el cine.

Seguramente no lo recordarás, pero el año pasado en tu rueda de prensa previa al concierto en Zaragoza te pedí que contemplaras la posibilidad de incluir en futuros programas algún tema de dos grandes compositoras: Rachel Portman y Eleni Karaindrou. 

Sin mujeres no hay cultura…

¡Exactamente¡

No me doy por vencida, y te voy a pedir dos composiciones que merecen estar en el repertorio de la FSO:

“Las normas de la casa de la sidra” de Rachel Portman

¡Uah… es fantástica esa banda sonora¡

“Adagio” de Paisaje en la niebla, de Eleni Karaindrou…

¡Correcto¡

Bueno… yo te lo vuelvo a recordar, te lo dejo caer… (reímos)…

Ahí… (sonríe…) Recuérdamelo y a ver si el año que viene podemos conseguir las partituras, que conseguirlas es otro factor a la hora de hacer los programas.

Gracias Constantino, estamos deseando que llegue el día 6 de noviembre para asistir a vuestro nuevo concierto en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza.

Si te gusta el piano como instrumento, a ver si disfrutas con “La teoría del todo” porque hay ahí unos pasajes de piano importantes y también en la introducción de “Leyendas de pasión”.  Este año, en la gira 2015, el piano tiene bastante papel.

¡Estupendo¡ Muchas gracias…

¡A ti¡

FSO 05FSO 01

PROGRAMA DE LA GIRA 2015:

PARTE I
Ciudadano Kane – Obertura (Bernard Herrmann)
Doctor Zhivago – Suite (Maurice Jarre)
El puente sobre el río Kwai – Marcha del Colonel Bogey (Kenneth J. Radford)
Memorias de África – Tema principal (John Barry)
Matrix – Suite (Don Davis)
Imitation Game – Suite (Alexander Desplat)
Star Trek: Primer Contacto – Créditos (Jerry Goldsmith)
Independence day – Suite (David Arnold)

PARTE II

Misión Imposible – Títulos (Lalo Schiffrin)
El Bosque – El camino de la grava  (James Newton Howard)
Horizontes de Grandeza – Títulos (Jerome Moross)
Los Goonies – ‘Fratelli Chase’ (Dave Grusin)
La Teoría del Todo – Suite (Johann Johansson)
Leyendas de Pasión – Los Ludlows (James Horner)
Los Vengadores – Títulos (Alan Silvestri)
Parque Jurásico – Suite (John Williams)
E.T – Suite (John Williams)

**************************************************************************************************

NOTA:  Todas las fotografías insertadas en este post son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s