LADY MACBETH (Dir. William Oldroyd), por Yolanda Aguas

4a6a8622-florence-pugh-in-laqdy-macbeth-copyladymacbeth_01

La Inglaterra rural de 1865. Katherine (Florence Pugh) vive angustiada por culpa de su matrimonio con un hombre amargado al que no quiere y que le dobla la edad, y de su fría y despiadada familia. Cuando se embarca en un apasionado idilio con un joven trabajador de la finca de su marido, en su interior se desata una fuerza tan poderosa que nada le impedirá intentar conseguir lo que desea.

Lady Macbeth, que compitió en la Sección Oficial de la pasada edición del Festival I. de Cine de San Sebastián, fue hasta el último momento la favorita para llevarse la Concha de Oro como mejor película.

La película es una adaptación libre de la novela breve decimonónica del ruso Nikolai Leskov Lady Macbeth de Mtsensk, cuya acción William Oldroyd traslada desde la Rusia zarista a Gran Bretaña, pero en la misma época. Sin embargo, el cineasta británico, por medio del guión de Alice Birch, renueva la historia planteando dilemas muy contemporáneos, como el clasismo y la liberación femenina.  Una visión y un tratamiento que encontramos sumamente interesante.

maxresdefaultladymacbeth_02

Muy bien contada y ambientada, y sobre todo magistralmente interpretada por su protagonista a la que da vida la actriz de aún corta carrera Florence Pugh, quien interpreta en el estricto ambiente de la Inglaterra de 1865 a una joven recién casada, repudiada por su sádico e impotente esposo y maltratada psicológicamente por su suegro, que se enamora en ausencia de éstos de uno de los trabajadores de su finca. Hasta entonces sexualmente frustrada, se abrirán para ella los placeres del amor y de la carne, y así surgirá su lado oscuro.

A partir de ahí arrasará con cuanto se le ponga a su paso, para conseguir sus propósitos, y no sacrificar su relación pasional. Katherine (Lady Macbeth), se convertirá entonces en una superviviente. Con algunos de los elementos clásicos para llenar salas, como el sexo, el crimen y una excelente ambientación e interpretaciones, Lady Macbeth es una muy interesante película que no les decepcionará si desean ir a verla.

El británico William Oldroyd, realiza el retrato de una femme fatale en la Inglaterra victoriana que cita a la reina shakespeariana para reformularla, anulando los elementos de maldad inherente y penitencia final desde los que estaba trazada la original. Crea una protagonista femenina que, en su reacción contra los automatismos patriarcales, encuentra su vía de liberación en un proceder retorcido y amoral.  El resultado es brillante.

La fotografía de Ari Wegner es imprescindible para crear la ambientación opresiva que reina en toda la película.  Es un trabajo extraordinario, así como la muy cuidada puesta en escena.  Mención aparte merece el vestuario de la protagonista y su forma de vestir y desvestir.

Gran película.

*********************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías oficiales de Lady Macbeth insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.

Anuncios

UN MONSTRUO VIENE A VERME (Dir. J. A. BAYONA), por Yolanda Aguas

monstruo-viene-verme_2un-monstruo-viene

Siete minutos después de cada medianoche Connor (Lewis MacDougall), un chico de 12 años, tiene una pesadilla en la que una voz le llama desde un cementerio próximo que se divisa desde su ventana. Junto al cementerio hay una pequeña iglesia y un árbol milenario que se transforma en monstruo ante los ojos atónitos de Connor. Acompañado de esa criatura de apariencia monstruosa (voz de Liam Neeson), Connor vivirá la aventura de reconocer sus propios miedos, enfrentarse a ellos y afrontar su peor pesadilla, su propia verdad, la que siempre oculta y a la que no hace frente. 

La vida de Connor es realmente difícil: sus padres están separados, su madre (Felicity Jones) está muy enferma de cáncer, todo indica que deberá ir a vivir con su abuela (Sigourney Weaver), adusta y fría. En el colegio vive un permanente acoso que le lleva al miedo y a encerrarse en sí mismo, en sus dibujos y en las historias fantásticas que han quedado en su corazón y que el monstruo le recuerda.

un-monstruo-viene-a-verme-1descargaweb-un-monstruo-viene-a-verme_focus-featuresun-monstruo-viene-a-verme

La película toma como hilo argumental de primer orden un tema incesante en el film: la narración de historias como elemento de construcción de la propia personalidad; el monstruo recuerda cuentos que ya conocía el niño y en esas historias (que en la pantalla aparecen como dibujos de acuarela animados) no hay héroes o villanos, los personajes que presentan tienen una conducta moral frágil, como frágil es la vida; el monstruo le recordará que no hay buenos o malos químicamente puros, todos los seres humanos somos débiles y ambiguos, capaces de lo mejor y de lo peor.

La enfermedad de la madre va a llevar al muchacho (y por lo tanto también al espectador) a recordar lo duro que es enfrentarse a la muerte de los seres queridos; es tan inevitable que tarde o temprano hay que afrontarla. Vivir es ir perdiendo personas a las que amamos e ir acumulando objetos que nos las recuerdan. Y en esos momentos sublimes de la muerte de los seres queridos nos enfrentamos a la más profunda verdad de nosotros mismos, a la verdad más monstruosa: estamos solos.  De ahí que el “mensaje” de esta magnífica película no es otro que el amor es lo único que puede dar sentido a la vida.  Dar amor, recibirlo, expresarlo, aceptarlo…  y también comprender a tiempo que otras personas serán incapaces de hacerlo.

La música de Fernando Velázquez es perfecta para acompañar todo el proceso emocional del protagonista y del espectador.

Película profundamente intimista, que se recrea en los pequeños detalles: los dibujos, los relojes, las paredes de las casas, las escaleras… Objetos que definen todo aquello que somos. 

Emocionante…

**************************************************************************************************

NOTA: Todas las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.