LA BUENA ESPOSA (Dir. Björn Runge), por Yolanda Aguas

Ha tardado más de un año en llegar a nuestras pantallas la película La Buena Esposa  que tuvo su estreno mundial en 2017 en el Festival de Cine de Toronto, el Festival de Cine de San Sebastián y el Festival de Cine de Zúrich, recibiendo múltiples ovaciones por parte de crítica y público.

La película dirigida por el ganador del Oso de Oro, Björn Runge, es una adaptación de “The Wife“, la exitosa novela de Meg Wolitzer publicada en 2003. Glenn Close (“Anesthesia“, “Albert Nobbs“), y Jonathan Pryce (“El hombre que mató a Don Quijote“, “Juego de Tronos“) protagonizan este filme con el que se clausuró la edición de 2017 del Festival Internacional de San Sebastián.

El guión de La Buena Esposa está magníficamente escrito por Jane Anderson, basado en la novela “La Esposa” de Meg Wolitzer. Cada palabra es sopesada y dicha en el lugar y momento adecuado, siempre agudas, siempre bellas, poderosas, con la fuerza definitiva que le imprimen las actuaciones de Close y Pryce. Simplemente por disfrutar de sus interpretaciones ya vale la pena acudir a la sala de cine para ver la película.

Ambos forman una pareja con una sólida familiaridad. Son un matrimonio que se conoce demasiado, que se ha vivido demasiado, que se ha compartido demasiado. Y que se ha tolerado demasiado.  A lo largo de la película, se producen constantes flashbacks.  Cuando en su juventud Joe (Lloyd) y Joan (interpretada por la verdadera hija de Close: Annie Starke) se conocen, las chispas no solo estallan físicamente, las mentes y su capacidad literaria entran en la misma sintonía. Tanto… que se fraguará el elemento más sólido de su relación: su complicidad laboral.

Un día ya en la madurez de sus vidas, llega la gran noticia: el marido es distinguido con el Premio Nobel.  Es entonces cuando el periodista Nathaniel Bone (Slater) quien está demasiado interesado en escribir la biografía de Joe, hasta el punto de que los sigue a Suecia esperando sacar material jugoso para su labor,  no va a dudar en usar los trucos que sean necesarios para desentrañar algo que a él le huele demasiado “raro” la carrera de Joe comenzó a cambiar radicalmente desde que se unió con Joan.  Nathaniel va a seguir los cabos sueltos, apostando por una historia que sabe jugosa. La entrevista de Joan y Nathaniel es toda una historia en sí misma.

Glenn Close firma una de sus múltiples grandes interpretaciones. No descubrimos nada nuevo.  Ella ha estado seis veces muy cerca del Oscar, y aquí realiza una impecable y fascinante  encarnación de Joan, como para que vuelva a estar nominada como mejor actriz en la próxima entrega de premios.

Su contención y dominio de su rostro la hacen exquisita, con fuerza y emoción y lo mejor es que lo hace con una elegancia e inteligencia que la envuelve.

Ella es el corazón de la trama.

******************************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.

 

MOST BEAUTIFUL ISLAND (Dir. Ana Asensio), por Yolanda Aguas

Ficha técnica

Estados Unidos. 2017. Título original: Most Beautiful Island. Directora: Ana Asensio. Guion: Ana Asensio.

Productores: Ana Asensio, Larry Fessenden, Noah Greenberg, Chadd Harbold, Jenn Wesler. Productora: Glass Eye Pix.

Fotografía: Noah Greenberg. Música: Jeffery Alan Jones. Montaje: Carl Ambrose, Francisco Bello. Dirección artística: Shiloh Kidd.

Reparto: Ana Asensio, Natasha Romanova, David Little, Nicholas Tucci, Caprice Benedetti, Larry Fessenden, Anna Myrha, Ami Sheth, Miriam A. Hyman, Sara Visser.

He querido comenzar este artículo con la ficha técnica de la película.  El esfuerzo que hay en ella para realizarla así lo merece.  Todos ellos, con Ana Asensio a la cabeza, firman una magnífica ópera prima que es una brillante carta de presentación de una mujer que ha luchado por sacar adelante este film.

Luciana, la protagonista de esta historia, una inmigrante que huyó de su pasado en España y que sobrevive como puede a las inclemencias económicas propias de la falta de un empleo estable y su falta de papeles en regla. Va acumulando deudas en el alquiler de su piso y apenas tiene dinero para recargar el saldo de su teléfono móvil. Los escasos dólares que saca repartiendo anuncios disfrazada de pollo por las calles o ejerciendo de niñera de unos niños desobedientes e insufribles no son suficientes para su subsistencia, por lo que acepta una oportunidad que le hace Olga, una amiga y compañera rusa que, al igual que ella, trabaja en lo que puede.

El trabajo en cuestión, consiste en asistir a una misteriosa fiesta, vestida con un sugerente vestido negro y tacones altos, portando un misterioso bolso que no podrá abrir, y dejarse llevar por lo que allí suceda para cobrar, así, la generosa cantidad de 2.000 dólares. La situación desesperada de Luciana es más fuerte que el temor a lo desconocido, por lo que acude al tenebroso lugar, donde se encuentra con otras chicas en sus mismas circunstancias y un grupo de personas de evidente poder adquisitivo que las contempla como a objetos, sin saber que aquella noche se convertirá en la más peligrosa de su vida.

Y hasta aquí podemos contar…

Al finalizar su participación la serie española “Nada es para siempre” (1999), Ana Asensio abandonó España en 2001 con dirección a Nueva York.  Quería probar suerte en el país de las oportunidades.  Este guión que ella misma ha escrito, en cierta forma es un reflejo de sus vivencias, buenas y malas, en el afán por alcanzar esas metas que se había propuesto.  Ella es realizadora, guionista, productora y actriz principal.  Como alguien que conozco dijo una vez: “¡Supéralo¡”.

La película está rodada en súper 16, durante tan sólo 16 días, y su estreno en España se ha debido al éxito cosechado en varios festivales de cine en Estados Unidos: Gran Premio del Jurado obtenido en el South By Southwest de Austin, finalista a la mejor película en el apartado John Cassavetes de los Independent Spirit y las excelentes opiniones logradas a su paso por Sitges y el Nocturna de Madrid.

2017 fue el año de la confirmación de Ana Asensio como una artista muy completa, uno de los nombres que debemos seguir en los próximos años.´

La película tiene numerosas influencias cinematográficas, que no queremos indicar para no desvelar el final de la misma.

Háganse un favor y vean esta pequeña-gran joya.

Nosotros la hemos visto dentro de la programación de la XXI edición de la Muestra Internacional de Cine Realizado por Mujeres de Zaragoza.

*********************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.

PETRA (Dir. Jaime Rosales), por Yolanda Aguas

Petra es el nombre propio de la protagonista, alguien que tras la muerte de su madre, inicia la búsqueda de un padre cuya identidad le ha sido ocultada a lo largo de su vida y todos los caminos parecerán conducirle hacia un hombre despiadado y poderoso. El destino, empeñado en imponer su lógica cruel, llevará a Petra hasta el límite de su fuerza interior.

“Petra” está interpretada por una gran Bárbara Lennie, a quien acompañan, entre otros, Àlex Brendemühl, con quien Rosales vuelve a trabajar quince años después de “Las horas del día”,  Marisa Paredes (que firma un trabajo medido, exquisito…).

Sin embargo, el verdadero e inesperado protagonista no es otro que el actor debutante y no profesional, Joan Botey. Hablamos de un ingeniero agrónomo que ha publicado un libro sobre la biodiversidad en el que incorpora dibujos en acuarela realizados por él mismo. Él representa la maldad más despreciable que probablemente nos vamos a encontrar en la pantalla grande en este 2018.

Creo que estamos ante la mejor película de Jaime Rosales, quien ya me interesó mucho con películas anteriores como: “Las horas del día” (2003), “La Soledad” (2007), “Tiro en la cabeza” (2008), “Sueño y Silencio” (2012) y “Hermosa juventud” (2016).

“Petra” es una película que abarca diversos temas: la esfera política y social de España y, naturalmente, el marco familiar. Es un melodrama que analiza rigurosamente el conflicto histórico que vive nuestro país y los oscuros conflictos que pueden surgir en cualquier familia.  Según Jaime Rosales afirmó, “Petra es una película que nació de la necesidad de ir al encuentro del espectador”.   Y, una vez estrenada, no dudo que así será.

“Petra” es una película con grandes metáforas discursivas y que con una arriesgada propuesta narrativa hacen de ella una obra que cala profundamente. Pero, ¡atención¡, el director también apoya su mirada hacia la comprensión y el perdón.  Ese quizá sea el gran logro de esta nueva obra de Rosales: que podemos encontrar la redención si la buscamos verdaderamente.

Gran película.

*************************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.