LA DISTANCIA MÁS LARGA (Dir. Claudia Pinto), por Yolanda Aguas

LA DEBILIDAD Y LA VEJEZ

Un día se discutía en presencia de Mula Nasrudin (siempre él) la eterna cuestión sobre la juventud y la vejez.  Cada uno daba un detalle personal sobre las debilidades que se adquieren al hacerse viejo.

Nasrudin no estaba de acuerdo. Explicó el porqué:

En el patio de nuestra casa hay una piedra muy grande. Cuando era joven no podía levantarla. Hoy sigo sin poder hacerlo.  O sea que no me he debilitado con la edad.

El círculo de los mentirosos (Cuentos filosóficos del mundo entero).

(Jean-Claude Carrière). Lumen, ISBN: 84-264-1277-7

 7fc74a_1d79f9197147391a1c531dcb5bd2da847fc74a_e37e874e2e5fbc36f49220bc04b4cba2

“La distancia más larga”  narra la historia de un niño venezolano, Lucas (Omar Moya)), que tras perder a su madre, asesinada por una banda callejera, se escapa de casa para buscar a su abuela Martina (Carme Elias), a la que no conoce. Martina, una enfermera española moribunda, ha vuelto a Venezuela para acabar su vida donde fue más feliz: el Roraima.  Acompañada (y comprendida) por su gran amiga Lola (espléndida y potente interpretación de Isabel Rocatti), está decidida a realizar su último viaje.

El personaje de Martina asume su destino, con humildad, con grandeza, como algo natural y como si ese momento fuera la manera más razonable de expiración.  La serenidad de quien se sabe cerca del último viaje y lo acepta con esa sabiduría repleta de certeza.  Ese es su gran logro, admirable y valiente: “No tengo dudas, Lola, sólo miedo”.

¡Cuánta vida transita por el rostro de Carme Elias¡ Es la interiorización magistral de una actriz que crea sus personajes desde el interior, de dentro hacia fuera.

7fc74a_c0dd715879faf1698b1f006150678b3a7fc74a_ee8bd047ea0c2d429267d26b7ea81fb27fc74a_950d119408575cd6116fc4b9eb2173507fc74a_839a11693f41d8bcf9eb7350ae3553e3

Vivimos en un mundo en el que se nos aparca como trastos viejos cuando estamos enfermos o somos viejos.  Cuando ya no nos pueden rentabilizar económica, política o socialmente. Un mundo en el que casi se han perdido las (buenas) formas, y donde casi todo es descortesía, de ahí mi cita de Jean-Claude Carrière. Y dentro de ese caos y deslealtades, una joven y brillante mujer, Claudia Pinto Emperador, ha escrito, dirigido y producido una película profunda que conmueve por su gran belleza.  El origen de esta película está en el viaje que ella hizo en 2001 al Roraima, ella acudió allí tras la muerte de su madre. La directora reconoce que hay mucho de su búsqueda interior en la de Martina.

“La distancia más larga” es una historia impregnada de respeto: a la naturaleza, a las pequeñas cosas, al ser humano…  Y además lo hace rindiendo homenaje, constantes homenajes me atrevo a afirmar, al Séptimo Arte.  Sí, quizá sea fruto de tener una “mirada formada”, son muchos años viendo cine, pero yo observo la influencia de muchos cineastas en ella ¡faltaría más¡  Una mujer inteligente siempre se retroalimenta de los maestros y los incorpora a su formación vital.

El rodaje se realizó con un bajo presupuesto, que fue una de las dificultades de su primer largometraje, pero eso no impidió que resultara ganador del premio Platino a la Mejor Ópera Prima Iberoamericana (2015), o que fuera nominado al Goya (2016) en la categoría Mejor Película Iberoamericana (entre otros innumerables premios internacionales).  Y, de haberse estrenado a tiempo, estoy segura que habría supuesto un nuevo Goya como Mejor Actriz Protagonista para Carme Elias, quien vuelve a demostrar con este trabajo su infinito magisterio.

Atentos también al magnífico trabajo de Vincent Barrière (Música – B.S.O.), Gabriel Guerra (Fotografía) y Patricia Busquets (Vestuario)….

¡Una maravillosa y deslumbrante ópera prima¡

***********************************************************************************************************

NOTA: Todas las fotografías oficiales de “La distancia más larga” son propiedad de SIN RODEOS FILMS.

Anuncios

AL GALOPE (Aut. Mary Luise Wilson y Mark Hampton), por Francesc Mazón Camats y Yolanda Aguas

foto2-RUANOF Outomuro 03

Foto: (c) David Ruano                                     Foto: (c) Outomuro

DIANA VREELAND: Al paso, al trote, AL GALOPE…, por Francesc Mazón Camats

Diana Vreeland nos recibe en su apartamento neoyorkino de Park Avenue, en un fascinante salón decorado en rojo (como en una de las míticas escenas del muy glamouroso Vincente Minelli). Una divina, desesperada, disparatada y finalmente desencadenada Diana va a hablarnos de todo, de todos… de ella. Acaba de volver de Europa (Londres, Milán, Madrid, París…), donde había escapado para no afrontar la cruda realidad: despedida, descabalgada de su trono de suma sacerdotisa de la moda.

Habla sin parar, como dijo su contemporáneo Truman Capote en una extraña mezcla de la duquesa de Windsor y un chofer de taxi neoyorquino, intentado evitar otra dramática realidad, está sin blanca, no sabe qué hacer con su futuro.

Un monólogo vertiginoso y aparentemente caótico que salta del presente al pasado, de su trabajo, donde se mezcla frivolidad y arte, de su familia, su niñez, llena de exquisitez y extravagancia

Sus conocidos… nombres, muchos nombres. Me recordó la maravillosa secuencia del musical “The Bells are ringing” de Minelli, donde una pobre mindundi de Brooklyn es invitada a una exquisita y muy exquisita fiesta en el Upper East Side, donde todos los invitados recitaban con las inimitables rimas de Cole Porter (otro exquisito) el quien es quien de lo más in del momento, a lo que nuestra pobre Judy Holliday respondía invariablemente: Rin Tin Tin.

unnamed (4)unnamedunnamed (2)

Diana Vreeland fue la divina  reina, casi mejor Zarina/tirana  del mundo de la moda, del diseño, del estilo… a lo largo de cuatro largas décadas. Impuso a fotógrafos, modelos, modistos o diseñadores y sobre todo a sí misma. Fue amada, imitada y caricaturizada con mal disimulada envidia que se acercaba a veces al odio. En “Funny Face” 1957 de Stanley Donnen, bajo la máscara de la temible editora de moda Maggie Prescott, la maravillosa Kay Thompson. Una década más tarde, en 1967 en “Qui êtes-vous Polly Maggoo?” de William Klein, con el aspecto más surrealista, de la autoritaria Miss Maxwell/Grayson Hall. Hoy día su posible discípula, podría ser Anna Wintour, pero la distancia es abismal.

Solo Carme Elias in the top, podía ser en la actual escena teatral esa criatura mítica, elegante, sarcástica, fascinante y a ratos imposible, insoportable.

Carme lucha con un texto endiablado, auténtica montaña rusa, donde cabe todo, lo dramático, lo cómico, lo caricaturesco o lo patético. En un hermoso y abigarrado decorado de Ramón Ivars  que pretende captar la atmósfera que la rodeaba. La Elias es capaz de pasar en minutos de la altivez a la vulnerabilidad. Consigue algo muy difícil, hacernos creer que ella puede ser el patito feo que impuso su imagen a golpe de talento y personalidad, incluso cuando nuestra divina recuerda con irónica amargura las crueles palabras de su madre: “Es lamentable que tengas una hermana tan guapa y que tú le tengas estos celos terribles. Y eso por descontado es lo que te hace tan absolutamente intratable”. Su fascinante madre la llamaba “Mon affreux petit monstre”.

Carme Elias está maravillosa tanto en el registro cómico como cuando habla de sus recuerdos de una impagable familia real española.  

Magnífica en el dramático, cuando escenifica el final trágico/majestuoso de la emperatriz Elizabeth/Sissi, deliciosa mimando las danzas de la Paulova o Nijinski y conmovedora cuando explica el patético final de su adorado esposo.

Una de las interpretaciones más completas y emocionantes de la Elias, con la que añade una nueva perla a su corona.

213587

FOTOS DE CARME ELIAS Y RAMÓN IVARS Y ESCENARIO

(Diversos detalles del magnífico trabajo de Ramón Ivars – en la fotografía saludando junto a Carme Elias -).

*********************************************************************************************************

CARME ELIAS: el regreso a Madrid, por Yolanda Aguas

El regreso de Carme Elias a los escenarios de Madrid, es uno de los acontecimientos teatrales de este otoño 2015. Su último trabajo fue entre noviembre y diciembre 2011 con la obra de Ariel Dorfman “Purgatorio” junto a Viggo Mortensen y dirección del gran Josep María Mestres en las Naves del Español-Matadero.

En estos últimos cuatro años de ausencia de la escena madrileña, la Elias trabajó incansablemente en su Barcelona natal:

“Fum” (Humo) de Josep M. Miró, dirección del propio Miró (Teatre Nacional de Catalunya)

“Doña Rosita la Soltera” de Federico García Lorca, dirección de Joan Ollé (TNC)

“Al Galop” (Al Galope) de Mark Hampton y Mary Luise Wilson, Dirección Guido Torlonia (Teatre Akàdemia)

“Purga” de Sofi Oksanen, dirección Ramó Simó (Teatre Nacional de Catalunya)

Éste último trabajo, Purga, que pienso debería verse en Madrid en castellano (las Naves del Teatro Español sería un lugar ideal) es una de sus cinco mejores creaciones.  Está fascinante como Aliide Truu, una mujer hosca y amargada que en el momento de su confesión (inolvidable momento de la obra) muestra toda su vulnerabilidad. Miradas y silencios de la Elías que quedan para siempre en la memoria. 

En los primeros seis meses del 2014, Carme Elias interpretó “Fum” y “Doña Rosita la Soltera o el lenguaje de las flores”.  Y en medio de estos dos trabajos recibió la propuesta para interpretar “Al Galop” en el Teatre Akàdemia.  Inicialmente dijo que no, la verdad es que a priori no disponía de tiempo para memorizar y ensayar el texto antes de la fecha en la que estaba previsto su estreno.  Afortunadamente, se lanzó (y arriesgó) a este reto porque el texto de Mary Luise Wilson y Mark Hampton le fascinó desde el primer momento.

El regreso de Carme Elias a Madrid se produce en el Teatro Español.  No es casualidad, ella ha estado muy vinculada a este espacio desde siempre.  Estos días, por ejemplo, se puede visitar una magnífica exposición dedicada al añorado Andrea D’Odorico en la sede del Español.  Carme Elias trabajó con él en varios montajes teatrales: “El hombre del destino” de Bernad Shaw (Dirección de María Ruíz, Escenografía y Vestuario de A. D’Odorico), “Casi una diosa” de Jaime Salom (Dirección de Miguel Narros, Escenografía y Vestuario de A. D’Odorico) y “La doble inconstancia” de Pierre Marivaux (Dirección de Miguel Narros, Escenografía de A. D’Odorico).

Ayer jueves, 15 de octubre de 2015, la Sala Margarita Xirgu del Teatro Español recibió  a una mujer que marcó toda un época en el mundo de la moda: Diana Vreeland, interpretada por una actriz que sorprende y se reinventa con cada nuevo personaje, en un pausado y seguro caminar que dejará una huella permanente para futuras generaciones.

Acompáñenla en ese viaje, es una de las más grandes actrices de la escena europea.

64

***************************************************************************************************

NOTAS: Las fotografías insertadas en este post son:

Las dos en blanco y negro, obra de los maestros DAVID RUANO y OUTOMURO.

El resto son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

DIANA VREELAND: Al paso, al trote, AL GALOPE…, por Francesc Mazón Camats

64

Todo en el pequeño Teatre Akadèmia de Barcelona sugiere que vamos a vivir una velada de teatro inolvidable.

Diana Vreeland nos recibe en su apartamento neoyorkino de Park Avenue, en un fascinante salón decorado en rojo (como en una de las míticas escenas del muy glamouroso Vincente Minelli). Una divina, desesperada, disparatada y finalmente desencadenada Diana va a hablarnos de todo, de todos… de ella. Acaba de volver de Europa (Londres, Milán, Madrid, París…), donde había escapado para no afrontar la cruda realidad: despedida, descabalgada de su trono de suma sacerdotisa de la moda. Habla sin parar, como dijo su contemporáneo Truman Capote en una extraña mezcla de la duquesa de Windsor y un chofer de taxi neoyorquino, intentado evitar otra dramática realidad, está sin blanca, no sabe qué hacer con su futuro.

Un monólogo vertiginoso y aparentemente caótico que salta del presente al pasado, de su trabajo, donde se mezcla frivolidad y arte, de su familia, su niñez, llena de exquisitez y extravagancia Sus conocidos… nombres, muchos nombres. Me recordó la maravillosa secuencia del musical “The Bells are ringing” de Minelli, donde una pobre mindundi de Brooklyn es invitada a una exquisita fiesta en el Upper East Side, donde todos los invitados recitaban con las inimitables rimas de Cole Porter (otro exquisito) el quien es quien de lo más in del momento, a lo que nuestra pobre Judy Holliday respondía invariablemente: Rin Tin Tin.

unnamedunnamed (2)unnamed (4)

Diana Vreeland fue la divina reina, casi mejor Zarina/tirana  del mundo de la moda, del diseño, del estilo… a lo largo de cuatro largas décadas. Impuso a fotógrafos, modelos, modistos o diseñadores y sobre todo a sí misma. Fue amada, imitada y caricaturizada con mal disimulada envidia que se acercaba a veces al odio. En “Funny Face” 1957 de Stanley Donnen, bajo la máscara de la temible editora de moda Maggie Prescott, la maravillosa Kay Thompson. Una década más tarde, en 1967 en “Qui êtes-vous Polly Maggoo?” de William Klein, con el aspecto más surrealista, de la autoritaria Miss Maxwell/Grayson Hall. Hoy día su posible discípula, podría ser Anna Wintour, pero la distancia es abismal.

https://www.youtube.com/watch?v=eB5ipZMS4kw

Sólo Carme Elias in the top, podía ser  – en la actual escena teatral – esa criatura mítica, elegante, sarcástica, fascinante y a ratos imposible, insoportable. Carme lucha con un texto endiablado, auténtica montaña rusa, donde cabe todo, lo dramático, lo cómico, lo caricaturesco o lo patético.

En un hermoso y abigarrado decorado de Ramón Ivars  que pretende captar la atmósfera que la rodeaba. La Elias es capaz de pasar en minutos de la altivez a la vulnerabilidad.

Consigue algo muy difícil, hacernos creer que ella puede ser el patito feo que impuso su imagen a golpe de talento y personalidad, incluso cuando nuestra divina recuerda con irónica amargura las crueles palabras de su madre: “Es lamentable que tengas una hermana tan guapa y que tú le tengas estos celos terribles. Y eso por descontado es lo que te hace tan absolutamente intratable”. Su fascinante madre la llamaba “Mon affreux petit monstre”.

Carme Elias está maravillosa tanto en el registro cómico como cuando habla de sus recuerdos de una impagable familia real española.   Magnífica en el dramático, cuando escenifica el final trágico/majestuoso de la emperatriz Elizabeth/Sissi, deliciosa mimando las danzas de la Paulova o Nijinski y conmovedora cuando explica el patético final de su adorado esposo.

Una de las interpretaciones más completas y emocionantes de la Elias, con la que añade una nueva perla a su corona.

123587

(Diversos detalles del magnífico trabajo de Ramón Ivars – en la fotografía saludando junto a Carme -).

********************************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías insertadas en este post son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

Las fotografías insertadas de las tres películas mencionadas, son propiedad de la colección privada de FRANCESC MAZÓN CAMATS.

CARME ELIAS (interpretará a Diana Vreeland), por Yolanda Aguas

El Teatro Akademia de Barcelona presenta AL GALOP, la versión de Full Galop, el monólogo sobre Diana Vreeland, la gran dama que creó la imagen de la editora de moda, tal y como la conocemos hoy en día.

LA ACTRIZ:

Carme Elias acepta el reto de convertirse en esta famosa, genial y poderosa mujer que, desde mediados de los años treinta estuvo en el centro de la vida neoyorquina e internacional.

Lo hace de la mano del director italiano Guido Torlonia, responsable del último montaje de la obra representada en Europa, que se pudo ver en Florencia en 1997.

foto1-12297i_vree_0612jpg-12341foto2-12298i_vree_0092jpg-12333

 Fotos:   (c)  DAVID RUANO

EL PERSONAJE:

Diana Vreeland fue la editora de Harper’s Bazaar (1936-1962) y de 1963 a 1971 convirtió a  Vogue en la mejor revista de moda hasta convertirla en un referente.

Vreeland cambió el concepto de las revistas de moda, que gracias a ella dejaron de ser una serie de consejos y recetas para amas de casa.  Apostaba por una mujer independiente, invitaba al progreso, exaltaba el cambio y premiaba la auto-aceptación.  Se rodeó de los grandes fotógrafos de su época y revolucionó las portadas.

Tras su paso por Vogue, fue comisaria de exposiciones del Costume Institute del Metropolitan Museum de Nueva York.

images (2)++++

LOS AUTORES:

Al Galop¡, es una brillante y corrosiva obra escrita por Mark Hampton y Mary Louise Wilson, en el que se refleja la extraordinaria sociedad y acontecimientos de la época de Diana Vreeland.  La acción se sitúa en agosto de 1971, en el apartamento de la editora en Park Avenue.

Ella acaba de llegar de un viaje por Europa, que se inicia después de ser despedida de Vogue.  En este momento de crisis y en su estilo distintivo, una vez que decide la dirección que seguirá, toma las riendas de su vida para ir “al galope”.

Ficha artística

Al Galop, de Mark Hampton y Mary Louise Wilson

Dirección: Guido Torlonia

Actriz: Carme Elias

Traducción al catalán: Joan Sellent

Fotografía:  David Ruano

Escenografía: Ramon Ivars

Vestuario: Andrés Andreu

Iluminación: David Bofarull

Caracterización: Eva Fernández

Información funciones:

Teatro Akadèmia (C / Buenos Aires, 47-49. Barcelona).

Del 6 al 25 de mayo de 2014 (domingo 18 de mayo no hay función)

Estreno: 6 de mayo a las 20.30 h.

De miércoles a sábado a las 20.30h

Domingo a las 18.30h

***********************************************************************************

NOTA:  La fuente de información es el Dpto. Prensa del Teatre Akademia.

Las fotografías oficiales de AL GALOP son propiedad y autoría de DAVID RUANO.

DOÑA ROSITA LA SOLTERA, de F.G. Lorca (Dir. Joan Ollé), por Francesc Mazón Camats

Doña Rosita la Soltera o el Lenguaje de las Flores

Nuevo montaje en Barcelona, del TNC (Teatre Nacional de Catalunya), de la obra que Federico García Lorca definió como un Poema para Familias o una comedia dramática sobre la cursilería española. Obra muy poco representada aquí, a pesar de haberse estrenado en nuestra ciudad en 1935. La versión más recordada sigue siendo la del 1985, de Jorge Lavelli, con Núria Espert haciendo suyo el personaje de Rosita, en una larga y exitosa gira.

En esta ocasión el responsable es Joan Ollé, actor y director. Inclasificable y brillante heterodoxo, vinculado al Institut del Teatre, al Grec, al Teatre Lliure o al Centre Dramàtic de la Generalitat, germen del actual TNC. Siempre con montajes novedosos y de riesgo, desde su debut escénico en 1974 con Alberti o Salvat-Papasseit, o el mítico “No hablaré en Clase” de Dagoll-Dagom. Aun recordamos con entusiasmo, su inolvidable espacio con Joan Barril, “L’Illa del Tresor” en el Canal 33 del TV3 o su imborrable, emocionante “Coral Romput” de Vicent Andrés Estellés- Ovidi Montllor, el 2008 en el Lliure de Montjuïc.

Se enfrenta ahora a su segundo Lorca (el primero “Así que pasen cinco años” en 1998), una comedia dramática, con mucho riesgo que Ollé trabaja como tres obras o tres puntos de vista diferentes: Poesía, Cursilería y Drama, con un aire musical y unas pinceladas feroces, pero humanísimas. Siempre el miedo, tan español, al ridículo, a las apariencias, al que dirán.

Un primer acto muy lírico, etéreo. Rosita es una joven soñadora, casi adolescente, estupenda Nora Navas, enamorada y feliz. Mimada por sus tíos/padres que la adoran, ajustados y brillantes Carme Elias y Enric Majó y su ama (el papel bombón de la obra) que borda, por físico y por temperamento,  Mercè Aranega. Con una imaginería de postal antigua y un preciosismo musical y funámbulo (intervención de Andrés Corchero), pasa ligero como un soplo. A recordar la viñeta divertidísima de Joan Anguera y la entrañable canción del gran Paco Ibáñez.

_DSC4093_V1798870_10152045221633371_1122009402_n

El segundo acto se convierte en el “arrebato de la Cursilería granadina”, el  escenario se llena de mujeres de toda edad y condición, también de rosas rojas encendidas. Quizás un cierto exceso de risas, bailes, canciones y colores pastel (vestuario apoteósico de Míriam Compte, mi preferido el vestido rojizo de la imperial Carme Elias). Se produce un ligero exceso con las visitas de las tres Manolas casaderas, su angustiada madre (excelente, por otro lado, composición de Victòria Pagès) y las dos Zipi/Zape modernistas  que arrinconan a la pobre Rosita y  su afligida tía a los laterales, dejándolas casi sin juego escénico. Han pasado quince años.

1958463_10152045221718371_739177942_n_DSC4254_V

Y llegamos a un contrastadísimo tercer acto, un escenario vacío, en blanco y negro, con un mar de rosas marchitas (Bravo por la hermosa escenografía de Sebastià Brosa), tres mujeres solas y enlutadas: una Doña Rosita, tan marchita como las rosas; la tía, imagen de la desolación y la decadencia y el ama, animosa superviviente. Puro Chejov, resuelto como si se tratase del final de Las tres Hermanas o de El jardín de los Cerezos. Incluso la magnífica escena del otro personaje de este acto, el acongojado maestro, tan patético como ellas, pero con un punto de humor e ironía, suena a Chejov (magnífico Oriol Genís, que fue un inolvidable tío Vania).

1965513_10152041878713371_117965497_o_DSC4568

Aplaudimos esta creativa puesta en escena, con un plantel de actores y actrices excelentes que nos ofrece el TNC, en cartel hasta el 6 de Abril. ¡Disfrutenla!

http://www.tv3.cat/videos/4935391/DONA-ROSITA-LA-SOLTERA

***************************************************************************************

NOTAS:

Las fotografías oficiales de la obra son autoría y propiedad de MAY / ZIRCUS para el TNC.

El video insertado de Youtube: Doña Rosita la Soltera, está realizados por TeatralNet para el TNC.

El reportaje sobre Doña Rosita la Soltera del programa Ànima33, es propiedad de TV3.

 

CARME ELIAS, en DOÑA ROSITA LA SOLTERA DE LORCA, por Yolanda Aguas

1957728_10152041878488371_2000391852_o1965513_10152041878713371_117965497_o1797970_10152045221898371_379202751_n1655900_10152045221828371_508165213_n1958463_10152045221718371_739177942_nFotos:   MAY / ZIRCUS para el TNC

Siguiendo con su espectacular temporada en teatro durante este 2014, la actriz catalana CARME ELIAS interpretará a la tía de Doña Rosita la Soltera o el lenguaje de las flores de Federico García Lorca en la Sala Gran del TNC (Teatre Nacional de Catalunya).

El estreno será el próximo día 27 de febrero y las funciones se realizarán hasta el 6 de abril de 2014.

A continuación, detallamos la ficha artística de la obra según figura en la web del propio TNC.

¡No se pierdan esta obra¡

Doña Rosita la Soltera o el lenguaje de las flores

Federico García Lorca

Dirección: Joan Ollé

Sala Gran  –   Del 27 de febrero al 6 de abril de 2014

Federico García Lorca mantuvo una estrecha relación con la ciudad de Barcelona, en la que llegaría a estrenar dos de sus obras, Mariana Pineda y Doña Rosita la Soltera. En 1935, la compañía de Margarita Xirgu estrenó Doña Rosita en el Teatro Principal Palace de Barcelona y esta fue la última obra que estrenaría en vida.

Rosita, una chica huérfana que vive en casa de sus tíos, en Granada, se ve obligada a separarse de su prometido, que marcha a Argentina con su familia. Antes de partir, sin embargo, este promete a Rosita que tan pronto como pueda volverá para casarse con ella, siempre que esté dispuesta a esperarlo. La chica espera, pero la situación se prolonga durante años, mientras el ambiente opresivo e indiscreto de la ciudad de provincias va cayendo sobre la familia como una losa cada vez más pesada.

Situando las fronteras del tiempo en el centro de la tragedia contemporánea, García Lorca hace patente las tensiones irresolubles de una cultura cronológica en la que la esperanza ocupa un espacio preeminente, a pesar de no saber a menudo qué se espera ni por qué. Con el espejo de la rosa mutabile cultivada por el tío de la protagonista, que en el curso de un solo día nace con un rojo intenso y va empalideciendo hasta perder los últimos pétalos, el poeta ofrece un ácido retrato de la vida de esta «Rosita» que cree tener que enfrentarse al paso de los meses y acaba topando contra su manera de vivir y de entender la espera.

Es querer y no encontrar el cuerpo; es llorar y no saber por quién se llora, es suspirar por alguien que uno sabe que no se merece los suspiros. Es una herida que mana, sin parar, un hilito de sangre y no hay nadie, nadie del mundo, que traiga los algodones, las vendas o el precioso terrón de nieve. 

(Federico García Lorca,  Doña Rosita la Soltera)

Intérpretes:
Carme Elias, Joan Anguera, Mercè Aránega, Marta Betriu, Enric Cambray, Oriol Genís, Laura Guiteras, Mireia Llunell, Enric Majó, Nora Navas, Victòria Pagès, Alba Pujol, Candela Serrat y Albert Triola.

Espectáculo en castellano

Dirección

Joan Ollé

Música original
Paco Ibáñez
Movimiento
Andrés Corchero
Ayudante de dirección
Iban Beltran
Escenografía
Sebastià Brosa
Vestuario
Míriam Compte
Iluminación
Lionel Spycher
Sonido
Damien Bazin
Arreglos musicales
Dani Espasa
Caracteritzación
Núria Llunell
Ayudanta de escenografía
Elisenda Pérez

Producción
Teatre Nacional de Catalunya

***********************************************************************************

NOTA:  Las fotografías oficiales insertadas en este post son propiedad de MAY / ZIRCUS para el TNC.

CARME ELIAS: TEATRO, UN LARGO CAMINO DE RETORNO, por Francesc Mazón Camats

Carme-Elias-a-taxi-al-TNC-14 (1)unnamed (20)

      Fotos:  DAVID RUANO para el TNC (Teatre Nacional de Catalunya)

Carme Elias i Boada,  nacida en Barcelona un 14 de Enero de 1951, afirmó en una entrevista: “Si em preguntes pel que he fet, sempre penso en el Teatre”, mejor declaración de principios, imposible. El teatro como base, fuente de una carrera espléndida que la ha llevado a un lugar privilegiado entre las Grandes.

Estudió en el Institut del Teatre de Barcelona, en un momento de cambios y turbulencias a finales de los años 60s. Amplió estudios en el Laboratorio teatral de William Layton, discípulo del Actor’s Studio de Strasberg.

Debutó en el teatro semiprofesional  con “Les Arrels“ de Arnold Wesker i “Ball Robat“ de Joan Oliver Pere Quart. El año 1974, formó parte del pomposamente llamado TNB (Teatro Nacional de Barcelona) intento fallido de otorgar a la ciudad un teatro Nacional, Madrid tenía ya tres “nacionales”, Barcelona era casi un desierto, en su teatro comercial.

Carme Elias integraba (junto a Marta Angelat y Lurdes Barba) el coro de Las Troyanas de Eurípides. La obra iba a suponer el debut de la compañía bajo la dirección de Esteve Polls; una orden ministerial, fulminante, prohibió la versión catalana. La segunda obra prevista  fue “El Señor de Pigmalión“ de un olvidado y maldito Jacinto Grau, aquí los problemas fueron otros, lo cuenta profusamente Esteve Polls en sus interesantísimas memorias. Poco después Adolfo Marsillach la contrata para ”La señorita Julia” de Strinberg.

Carme Elias debe tantear, como la mayoría de sus compañeras de generación, las posibilidades del teatro comercial, escuálido en aquel momento, o el teatro alternativo que crecía entre el mundillo contracultural de la época. De “Pato a la Naranja” a “Granja Animal“ versión libre de la obra de Orwell. La muerte del dictador, abre en la ciudad un periodo de efervescencia libertaria que los teatreros hacen suya, se crea la  Assemblea d’Actors i Directors que en el verano del 1976 toman  el Teatre Grec de Montjuïc para presentar el teatro que desean, Carme colabora en “Faixes, Turbants i Barretines” sobre obras de Serafí Soler Pitarra, dirigida por Frederic Roda.

unnamed----unnamed (3)

El gran momento de este corto verano de la Anarquía, se produce con la escisión del AdAD, y la creación de la Assemblea de Treballadors del Espectacle que prácticamente ocupan el abandonado Born, para crear un Ateneo Popular. Allí producen un polifacético y proteico “Don Juan Tenorio”, en múltiples y desvencijados escenarios (los restos de las antiguas paradas del Mercado) se representan, simultáneamente, las diferentes escenas, con diferentes actores y directores. Una Doña Inés inaudita (Pau Riba vestido de pubilla) se iba literalmente al cielo (la Cúpula del Born) grúa mediante, una increíble locura que duró tres días, Carme también estaba ahí.

Más tarde con la ocupación de un cine, casi en ruinas, se intentara crear una sede estable alternativa, el mítico Saló Diana , en su corta vida actuaron el Living Theater, Dagoll Dagom o La Cuadra de Sevilla. Carme estrenó “Els Pispes” (los ladronzuelos) dirigida por Joan Potau, su compañero, con música de Pau Riba. Luego vino “La Reina ha relliscat” un vodevil sonoro y su primera ”La Gavina” de Chejov. Ella era Nina, dirigida por Herman Bonnín. El 1979 formó parte del reparto de “Victor o els Nens al Poder“ de Roger Vitrac, en el Romea.

En 1981/82, llega su primer gran éxito popular,  la Marta de “Terra Baixa” junto a Enric Majó, dirigidos por Josep Muntanyès, una larga gira que deberá abandonar para debutar en Madrid con “Absalón” oscuro drama de Calderón dirigida por José Luis Gómez. Establecida en la capital, substituye en el último momento  a una estrella de la Movida, tras su espantá, prepara a correvuela el difícil papel de Maggie en ”La Gata sobre el tejado de zinc“ de Tennessee Williams.

unnamed (10)unnamed (28)unnamed (13)unnamed (23)

Interpreta a Madame de Sade, en la obra del mismo título de Mishima, poco antes de ser reclamada por Josep Mª Flotats para la segunda temporada de su compañía, germen del futuro Teatre Nacional de Catalunya. En su sede del Poliorama de la Rambla barcelonesa, estrena sucesivamente: “El Dret d’Escollir” premio TP teatral a su papel de Dra. Rovira, “Lorenzaccio” de Musset, como  Marquesa Cibo y un discutido “El Misàntrop” de Moliere, como Célimène. El segundo éxito de Flotats, tras la apoteosis de su Cyrano, no exento de críticas a su gestión. Marcos Ordóñez decía: “Sirve de algo escribir todo esto cuando, para Flotats, una crítica se confunde con un ataque dictado por oscuras motivaciones” no obstante destacaba… ”La parte del león se la llevan las mujeres sabias…Carme Elias más guapa que el demonio, sabe dotar a su criatura (Célimène) de una luminosidad fascinante”. Las dos obras supondrán para la actriz su debut en escenarios parisinos.

De regreso a Madrid, se suceden obras muy diversas, una constante en su carrera: “El Hombre del Destino“ de Shaw, “La Quinta Columna” de Hemingway, “Casi una Diosa“ de Salom, sobre Gala  Eduard/Dalí  o en 1993 “La Doble Inconstancia” de Marivaux, que supondrá un enorme reconocimiento  para Carme, Haro Tecglen dijo en su crítica del País: “brilla especialmente…, muy en el marivaudage , muy medida, muy sentimental, muy sincera…” recogió por este papel el premio de la Unión de Actores.

En ese ir y venir, de Madrid a Barcelona, del castellano al catalán, tan característico de las diferentes generaciones de actores/ actrices catalanes (hoy, creo, poco frecuente). Carme Elias regresa de forma más permanente a su ciudad, curiosamente con una obra en castellano “Acreedores” de Strinberg dirigida por el maestro Juan Carlos Corazza. Pequeños trabajos de homenaje a Lorca, Brecht o Brossa, preparan su gran rentrée, la comtessa Ilse de “Els Gegants de la Muntanya” de Pirandello, su maravillosa carta de presentación en el flamante Teatre Nacional de Catalunya, en la temporada 98/99. Obra compleja e inacabada, con un espléndido, fascinante montaje del francés George Lavaudant. Una colaboración del TNC con el Odéon Théâtre de París, donde se representó posteriormente.

unnamed (7)unnamed (16)unnamed (17)unnamed (9)unnamed (11)unnamed (12)

La  Elias había llegado a su madurez artística y personal, las elogiosas críticas francesas  destacaron especialmente el reparto, en concreto de Lluís Homar, Sergi Mateu y de Carme Elias, que fue calificada de sublime por su mezcla de fragilidad y solidez profesional…”.

En Noviembre del 2001, estrena “La Dama Enamorada” de Puig i Ferrater, dirigida por Rafael Duran, la recuperación de una obra casi olvidada de principios del S.XX, devolviéndola a su longitud original, con leves reajustes. Se convirtió, inesperadamente, en un éxito de crítica y público.

La Elias como Lluïsa de Moran, una viuda aun atractiva, se enamora apasionadamente de un joven amigo de su hijo. Perfecta en edad y belleza, se llevó todos los aplausos. Se estaba convirtiendo en la nueva reina del TNC.

El año 2003, acepta volver a “La Gaviota “ de Chéjov (ya fue Nina en 1979). Esta vez, en el difícil papel de Irina Nicolayevna Arkadina. Desafío que solo algunas grandes han conseguido: La Redgrave fue Nina en 1964 (y en cine en 1968, con Sidney Lumet) y una multipremiada Arkadina en 1984.

Dirigida por Amelia Ochandiano, la Elias lo consigue, es aclamada y nominada otra vez, por la Unión de Actores. Pero esta 1ª década del S. XXI, parece llevarla siempre de regreso a casa. 2004, TNC, “Calígula“ de Camus, como Cesònia, con Ramon Madaula. Festival Temporada Alta de Girona, estreno de “84 Charing Cross” de y como Helene Hanff, un empeño teatral de su amiga, la cineasta Isabel Coixet. Un mano a mano de Carme Elias y Josep Minguell, que se convertirá en su doble versión catalana/castellana en una larga y exitosa gira por toda la península.

De nuevo en la sala Gran del TNC, en el 2007 como Mrs. Erlynne en “El Ventall de Lady Windermere” de Wilde, dirigida por Josep M. Mestres. Esta ácida comedia se convierte en una apoteosis popular, con un exquisito y glamouroso vestuario Belle époque, firmado por Nina Pawlowsky.

De la comedia a la tragedia, como Goneril, la hija mayor y terrible del “Rey Lear” de Shakespeare, dirigido por Gerardo Vera. El mismo año 2008, sobre el magnífico escenario del teatro Romano de Mérida, La Elias vuelve a los clásicos con “Edipo Rey” de Sófocles, Yocasta, bajo la dirección de Jorge Lavelli.

unnamed (18)unnamed (30)unnamed (24)s-151100x700-160

Al TNC (Teatre Nacional de Catalunya), que parece haberse convertido en su sede barcelonesa, aunque Carme Elias, mujer y actriz libre, siempre ha seguido su camino, regresa el 2009 con “La Casa dels Cors Trencats” de Shaw. Es una de sus obras más complejas y desconcertantes. Como la fascinante Hesione Husbye, Carme lucía de nuevo maravillosa, un poco frívola, un poco venenosa y en el fondo, frágil. Dirigida again  por Josep Mª Mestres.

descarga (1)LA CASA

Un fustrante y agotador para la actriz “Prometeo” de Esquilo / Heiner Muller inauguró el Grec del 2010, con escasos entusiasmos.  Su impecable interpretación estaba un peldaño (o dos…) más arriba que la propuesta teatral firmada por Carme Portaceli.

Prometeoprometeo_2.alta.Foto DAvid Ruano--644x362

Se resarció sobradamente con la obra “Purgatorio” de Ariel Dorfman, la muy mediática presentación de Viggo Mortensen en los escenarios de Madrid, con dirección (por tercera vez para Carme, del gran Josep Mª Mestres).  Con un personaje sin nombre Ella/la Mujer,  que puede ser una paciente, una torturada… o también lo contrario una doctora. Víctimas o verdugos, ambos, marido y mujer… Jasón y Medea. Enorme expectación, la crítica dijo: “La Elias confirma una vez más, su talento a la hora de asumir papeles de enorme complejidad (…) Se la echa de menos en nuestros escenarios (de Madrid)” “Carme Elias está muy por encima de su compañero, incluso del texto”. Muchos pensaron (y nosotros también) que esta vez el premio Max, le correspondía.  Carme Elías realizó en “Purgatorio”  una de las mejores interpretaciones teatrales de su carrera, todavía nos emocionamos al recordarla.

Esta nueva temporada 2013/14 la tendremos en casa, por partida doble: “Fum” y “Doña Rosita la soltera”, su primer Lorca, disfrutémosla. Es una maravillosa ave de paso.

Carme_Elias_Purgatorio27-10-11.matadero.purgatorio_foto_andres_de_gabriel_(27)imageCARME ELÍAS Fum 1

*****************************************************************************************

NOTA:  

Las fotografías insertadas en este post son propiedad (en su mayoría) del gran DAVID RUANO.  

El resto son propiedad de sus autores.