El “Tsunami”: PALMERAS EN LA NIEVE, por Yolanda Aguas

Palmeras 01pn 03pn04pn 05

Permítanme la broma de llamar “tsunami” a la respuesta popular que ayer protagonizó el público juvenil (femenino en su mayoría) con la visita de los protagonistas (Mario Casas, Berta Vázquez y Alain Hernández), el director Fernando González Molina y la autora de best seller, la escritora aragonesa Luz Gabás a la Universidad de Zaragoza.   Se celebraba la sesión 147 del ciclo “La Buena Estrella”, que dirige el profesor universitario, periodista y escritor Luis Alegre.

Normalmente, cuando vamos a las ruedas de prensa del ciclo “La buena estrella” solemos estar unos cinco o seis periodistas.  Algunas veces, vienen las cámaras de televisión locales, pero no sucede siempre.  Son encuentros muy bonitos y agradables que se desarrollan con una atmósfera casi familiar.  Naturalmente, eso facilita que las entrevistas sean también muy cálidas con los protagonistas de otras películas que vienen a compartir con nosotros (y con el público que asiste luego al coloquio) sus vivencias durante el rodaje y posterior estreno de la película.

Ayer viernes 15 de enero, y debido al apabullante éxito de taquilla de “Palmeras en la nieve” (no olvidemos que está recaudando más que la todopoderosa Stars Wars), todas las previsiones de asistencia de público (y prensa) se desbordaron como un tsunami.

Como algo excepcional, para acceder al coloquio que se iba a celebrar por la tarde en el  Aula Magna  se habían habilitado unas invitaciones disponibles a las 9.00 horas del mismo viernes, en conserjería del Paraninfo. Desde las 7.00, ya aguardaba gente para retirar la entrada y en poco más de diez minutos se habían agotado. Cuatro horas antes del inicio del coloquio, una larga fila en el interior del Paraninfo daba cuenta de la expectación que desata el protagonista de “Palmeras en la nieve”: el actor Mario Casas.

pn 01pn 02

Durante el encuentro con los periodistas, los actores, el director, Fernando González Molina, y la escritora han ido expresando sus sensaciones ante el éxito que está obteniendo la película (que cuenta con un presupuesto brutal de 10 millones de euros) y las vivencias de un rodaje que resultó ser difícil. “Nos ha supuesto un desafío a todos los niveles. Más que un actor o una actriz lo que interesa es el concepto de película, la historia. Pero trabajar con Mario es siempre una satisfacción porque es un actor que se entrega mucho a cada uno de los personajes que interpreta.  Esta es nuestra cuarta película juntos. En realidad, hemos crecido profesionalmente, de forma paralela.  El boca a boca está funcionando, eso es indudable, y estoy muy feliz que la película logre emocionar tanto al público”.

Para Luz Gabás la película “es el complemento perfecto del libro”. La escritora confesó que son tres las veces que ha visto el filme y que cada vez descubre un detalle nuevo, y bromeando dijo “está cargada de pequeños gestos, la próxima la voy a ver sola para disfrutarla al completo”.  Comentó que la primera vez que vio la película en Madrid estaba demasiado “tensa y abrumada”, que la juzgó más que la disfrutó, y que fue en la segunda ocasión en el estreno, cuando realmente se metió en la película con la que está encantada. Reconoce que en un largometraje no caben todas las escenas y detalles de un libro, pero entiende que la película sí que refleja toda la esencia de la historia: “De un libro se pueden hacer muchas interpretaciones, pero creo que Fernando ha hecho una interpretación muy atinada que comparte el 90 % de los lectores”.

Mario Casasberta

Mario Casas señaló que “Soy de esos actores metodistas que cuando me meto en un papel, mi yo real se adapta a él en mi día a día fuera del rodaje, lo vivo con mucha intensidad. Siempre me dice mi hermana que sigo el método inconscientemente porque empiezo a cambiar mi vestuario y mi forma de ser para interpretar al personaje. Me encanta mi profesión, me siento afortunado por trabajar en lo que amo y supone un proceso vital para mí. Amo esta profesión por encima de todo, y aunque me acusen a veces de hacer siempre películas comerciales, yo trabajo para llevar el cine a mucha gente”.

Alain Hernández y Berta Vázquez también han comentado lo orgullosos que se sienten del resultado. Vázquez reconoció que la película le ha cambiado la vida y que ha pasado de ser una chica normal a convertirse en actriz. “No hubo un día negativo en todo el rodaje, incluso cuando no me tocaba grabar quería estar observando la magia que suponía hacer una peli de estas características. Trabajar en esta película ha sido un sueño para mí. Nunca se me pasó por la cabeza ser actriz y es maravilloso, por muchos motivos, que Palmeras en la nieve haya sido mi primera experiencia como actriz”.

“Palmeras en la Nieve”, que está nominada a cinco premios Goya, la protagonizan Mario Casas, Adriana Ugarte, Macarena García, Alain Hernández, Berta Vázquez, Emilio Gutiérrez Caba, Djedje Apali, Daniel Grao, Fernando Cayo, Celso Bugallo, Petra Martínez y Laia Costa. Se trata de la producción española de mayor presupuesto en los últimos años, rodada en castellano entre Colombia, Huesca y Gran Canaria, donde se han construido espectaculares escenarios para recrear los parajes naturales existentes en Guinea Ecuatorial. Se rodó a lo largo de catorce semanas empleando a más de 70 actores, más de 250 técnicos y más de 2.200 extras, cifras que convierten a Palmeras en la Nieve en la producción de habla castellana más grande de los últimos tiempos.

Un rodaje extremo, tanto en Colombia en una zona de guerrillas hace cinco años a la que sólo podían acceder en barcas, como en Benasque, donde la nieve complicó el trabajo.

La historia cuenta cómo el descubrimiento accidental de una carta olvidada durante años empuja a Clarence (Adriana Ugarte) a viajar desde las montañas de Huesca a Bioko para visitar la tierra en la que su padre Jacobo (Alain Hernández) y su tío Killian (Mario Casas) pasaron la mayor parte de su juventud, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de un territorio tan exuberante y seductor como peligroso, Clarence (Adriana Ugarte) desentierra el secreto de una historia de amor prohibido enmascarado en turbulentas circunstancias históricas cuyas consecuencias alcanzarán el presente.

Tras la rueda de prensa, el público se divirtió mucho durante el coloquio con los protagonistas de la película, que asistieron también a la proyección en la Sala 4 de los cines Palafox de Zaragoza.

Nunca un tsunami ha hecho feliz a tanta gente…

******************************************************************************************************

NOTA: Todas las fotografías insertadas en este artículo son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

Anuncios

ADRIANA UGARTE: Premio Ciudad de Huesca, por Yolanda Aguas

adriana-ugarte-huescadescarga

Adriana Ugarte fue distinguida con el Premio Ciudad de Huesca por ser una joven actriz “con una gran proyección y talento natural” en palabras del director del festival oscense, Jesús  Bosque.

Un galardón que busca de este modo apostar por el futuro, un concepto ligado con la propia ciudad de Huesca y que ha sido esencial a la hora de otorgar el galardón, así como sus inicios en el mundo del cortometraje, esencia del Festival.

La actriz, a sus 29 años, ya tiene una larga experiencia en cine (Cabeza de perro, Combustión), teatro (La casa de Bernarda Alba) y televisión (La señora, El tiempo entre costuras), recogió el día 19 de junio en Huesca el premio.

Se dio la circunstancia, además, que el otro galardonado en esta 42 edición del festival, Carlos Saura, tiene  como nexo común con Adriana que en 2013, el realizador de obras como “¡Ay, Carmela!” o “La prima Angélica” dirigió a la actriz en la obra de teatro “El gran teatro del mundo”.

La reciente ganadora del Premio Iris a la mejor actriz por su papel en El tiempo entre costuras aprovechó para hacer un repaso a toda su trayectoria, desde sus inicios en los cortometrajes, hasta la actualidad con su última película.

Una larga trayectoria en la que paso a paso ha ido abriéndose camino hasta convertirse en una de las actrices más populares de nuestro país en la actualidad.

En la rueda de prensa, Adriana admitió que “no ha dejado nada por el camino para conseguir uno de sus sueños, la interpretación”, y “que se siente muy satisfecha con sus papeles más importantes” como el de la protagonista de la adaptación de “El tiempo entre costuras” o el proyecto en el que ya está trabajando “Palmeras en la Nieve”, novela escrita por la escritora y alcaldesa de Benasque, Luz Gabás.

La propia Gabás ha resaltado que pensar en Clarence es pensar en Ugarte en un trabajo cinematográfico que se estrenará en diciembre de 2015. La actriz también tiene previsto el estreno de otro filme, “Tiempo en el aire” y de una nueva serie de televisión, “La sonrisa de las mariposas”.

Adriana-Ugarte-Jorge-Duesodescarga (1)

Presentación del rodaje: PALMERAS EN LA NIEVE

Exultante (“es un día muy bonito para mí, presentar la película de mi novela en casa es algo que me emociona, aunque hoy, al ver el teaser he contenido las lágrimas”) y exenta de preocupación por el resultado final de la adaptación (“el cine es un género totalmente diferente así que no estoy preocupada”) se mostró ayer Luz Gabás en la presentación de la adaptación de su novela Palmeras en la nieve al cine que se realizó en el Festival Internacional de Cine de Huesca y en la que estuvo acompañada por la actriz Adriana Ugarte (que interpretará a Clarence en la gran pantalla) y por Luis Alegre.

Palmeras en la nieve, que se empezará a rodar en breve y que se estrenará el 4 de diciembre del 2015, estará dirigida por Fernando González Molina (Tres metros sobre el cielo, entre otras) y protagonizada por Mario Casas y Adriana Ugarte. “Cuando me llamaron para la prueba, me hizo mucha ilusión –señaló Ugarte– a pesar de que tengo los nervios y la presión de ser la Clarence que muchas miles de personas tienen en mente. Yo voy a poner todo el corazón y las ganas para no defraudarles”, indicó la actriz.

Canarias, Colombia y Huesca.  La película se rodará en Canarias (donde se ha reconstruido la finca Sampaka, clave en la novela), en Colombia (todas las acciones que suceden en la selva y las playas) y “una pequeñísima parte” en el Pirineo oscense, aunque Luz Gabás no concretó las localizaciones. “Me las puedo imaginar, pero no las sé”, aseguró la escritora y alcaldesa de Benasque.

Con respecto a la adaptación, Gabás se mostró muy tranquila ya que ni se le pasó por la cabeza intervenir en el proceso. “Yo cuando firmamos los derechos le dije al director, ‘ahora es tu película y tu responsabilidad, no es mi novela’. Ellos van a hacer su versión y con que capten la esencia, y me parece que lo van a hacer, ya me vale.

Eso es el cine”, señaló la escritora que confesó que, como gran amante del cine, cuando estudiaba en Zaragoza se “escapaba” al Festival de Huesca para “disfrutar de los cortometrajes”.

Gabás aseguró que, aunque ha estado en contacto con el director a través de todos los medios posibles, la primera vez que vio el guion fue cuando Sergio G. Sánchez (El orfanato y Lo imposible) ya había realizado su “cuarta o quinta versión”.

Y, volviendo al tema de la adaptación, la alcaldesa de Benasque insistió en que está muy tranquila porque “lo importante es el tono, la recuperación de ese pasado a través de la historia de un amor imposible. Clarence resume todo lo que es un país, por qué nos olvidamos, el querer ir y saber y eso es la película”, explicó la autora de Palmeras en la nieve mientras Adriana Ugarte le escuchaba atentamente.

Con respecto a su personaje, Adriana Ugarte, señaló que es muy diferente al de Sira (el papel que en El tiempo entre costuras le ha situado como una de las actrices más conocidas del momento). “Tiene otros valores, otra dureza… Clarence es mucho más pragmática a la hora de afrontar los problemas, tiene una fachada más potente que Sira que era más temblorosa, estaba más abierta por brechas”, explicó la actriz después de “los primeros trabajos con el guion que –aseguró– en realidad es como un esqueleto que luego se empieza a mover en el rodaje”.

En ese sentido, Luz Gabás quiso resaltar que lo bonito de esta adaptación es que “ha dejado de ser novela para ser algo más. Me refiero, por ejemplo, al comité asesor que se ha montado alrededor de los contactos que yo tenía de gente real que había vivido en Guinea Ecuatorial y, con ellos, se está trabajando en la ropa que llevaban y en toda la ambientación. Es algo maravilloso”.

***********************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este post son propiedad de sus autores.

 (Jorge Dueso, para el Festival Cine Huesca)