GAZA MON AMOUR (Dir. Mohammed Abou Nasser, Ahmad Abou Nasser)

Texto: Yolanda Aguas

Tras ser seleccionada por Palestina para representar al país en los premios Óscar como “Mejor película internacional”, recibir la “Espiga de Plata” y el premio a “Mejor guion” en el festival Seminci de Valladolid y ser presentada en la Sección Oficial del festival de Cine de Toronto, el filme “Gaza mon amour” se estrenó hace unos días en nuestro país.

A través de esta historia de amor enmarcada en un entorno complejo, reivindican la humanidad y la falta de ésta al mirar hacia conflictos como el de la región de Gaza. “¿se merecen estas personas vivir cuatro guerras en tan solo dieciséis años?¿no tienen derecho a poder llevar una vida normal?”.

Issa es un pescador de 60 años que vive en Gaza. Un día encuentra casualmente entre sus redes una estatua de Apolo. Tendrá que hacer frente a la persecución de las autoridades mientras trata de acercarse a Siham, una viuda de la que lleva tiempo secretamente enamorado. En Gaza la vida transcurre entre contiendas, cortes de luz y bombardeos esporádicos. Es la Gaza de los telediarios. Pero, como en cualquier ciudad, hay también tiempo y espacio para las reuniones de vecinos, las peleas entre padres e hijos, las corruptelas políticas y, por supuesto, para enamorarse. Los gemelos Nasser (Arab y Tarzan) han aprovechado un suceso real –la aparición de una estatua que Hamas trató de vender para resolver sus problemas financieros– para construir una pequeña comedia romántica que sirviera al mismo tiempo como radiografía y denuncia social.

La tragedia de la situación palestina no desaparece, en absoluto, pero pasa a ser un elemento más del entorno, sin ser el que define a los personajes que pueblan esta singular película. Gaza mon amour nos relata la historia de un maduro pescador que estudia cómo declarar su amor a una costurera viuda de la que se ha enamorado, mientras una estatua del dios Apolo que ha caído en sus redes de pesca le complica la vida y la consecución de su objetivo. La historia es desde luego peculiar, y se materializa en una película inocente e irónica, con trazos de absurdo (y alguna canción de Julio Iglesias).

Aunque peque a veces de excesiva sencillez, esta película es una carta de amor a Gaza, con lo bueno y lo malo que hay en ella, y un canto de esperanza a historias pequeñas como esta, donde por una vez, y como tan bien resume su epílogo, el amor y la renovada alegría de vivir pueden vencer a las armas.

En el reparto destaca la gran actriz Hiam Abbass, inolvidable intérprete de aquella joya que es «Los limoneros».

***************************************************************************************************************************

Nota: La fotografía insertada en este artículo es propiedad de su autor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s