MEN (Dir. Alex Garland)

Men es un filme de terror británico escrito y dirigido por Alex Garland (Aniquilación, Ex Machina). La historia sigue a Harper, una chica que acaba de sufrir una tragedia personal y decide tomarse unos días de retiro en una campiña inglesa apartada de la ciudad. La belleza del lugar contrasta con una presencia extraña que parece acecharle durante sus caminatas y que luego intenta acceder a su casa.

La película se presentó internacionalmente en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes 2021.
La película gira en torno a una mujer que parte en solitario a la campiña británica para tratar de superar la muerte de su esposo. Los problemas inician cuando lejos de encontrar la paz, empieza a padecer perturbadoras visiones de hombres que caen muertos ante ella. ¿Ilusión o realidad?

La película es protagonizada por Jessie Buckley, flamante nominada al Óscar en 2022 por The Lost Daughter. La réplica se la da Rory Kinnear (No Time to Die). El actor se enfrenta al reto de interpretar varios papeles y darle los matices correspondientes. Sus personajes representan los distintos grados de toxicidad masculina que afectan a la protagonista.

Men puede resultar algo críptica en algunos tramos. Sin embargo, el mensaje que subyace está meridianamente claro. Como toda alegoría, se presta a interpretación. Cada espectador o espectadora saldrá de la sala con matices diferentes sobre lo que acaba de ver. Además, se trata de un tema tan polémico en nuestra sociedad, que estamos convencidos de que generará debate. Desgraciadamente, el machismo y las distintas formas de violencia que provoca ha polarizado el debate en nuestro país. Y no solo en España. Ya se pueden ver muestras de esta polarización en los comentarios en redes sociales y en la valoración que se hace de la película en Estados Unidos.

Aunque la película está llena de imágenes impactantes, de planos cargados de belleza y de mucho simbolismo, es importante destacar que estamos ante una película de género de terror.

Decidan ustedes verla o no.

************************************************************************************************************

MIS QUERIDISIMOS HIJOS (Dir. Alexandra Leclère)

Chantal y Christian viven una jubilación tranquila. Pero desde que sus hijos Sandrine y Stéphane abandonaron el nido, no los ven demasiado. Las oportunidades de reunirse en familia son cada vez más escasas. Cuando sus hijos les anuncian que no vendrán a celebrar la Navidad, ya es demasiado para Chantal y Christian. Entonces deciden hacerles creer que les ha tocado la lotería.
En la mayoría de los casos, cuando los hijos logran independizarse del hogar familiar eso provoca una inmensa alegría y liberación en sus progenitores. Otras veces, esa ausencia tiene como consecuencia inmediata el denominado «síndome del nido vacío»,

En esta película sucede lo segundo, y por este motivo Christian y Chantal – que no consiguen desprenderse de su tristeza – deciden que les toque la lotería. O sea, se inventan que han sido premiados con 18 millones de euros y al olor de la posible herencia, sus hijos, Sandrine y Stéphane, se vuelven muy, pero que muy cariñosos. Los dos pájaros comienzan a preguntarse qué podrán hacer con la millonaria cifra.
En muchos momentos los personajes del filme aparecen como extravagantes, un poco fuera de la realidad, e incluso un poco penosos, en diversos grados. Pero al mismo tiempo, todos ellos son frontales, van de cara, sin nada de astucia, lo que hace que resulten conmovedores y el espectador se ría un poco con ellos y un poco de ellos.

El vestuario en la transición de la clase media a la clase alta es hilarante así como el uso de todo tipo de estratagemas para dar una lección a sus dos pequeños.
Una comedia sencilla.

*********************************************************************************************************

MI MEJOR AMIGO (Dir. Ferit Karahan)

Yusuf y Memo, su mejor amigo, son alumnos de un internado para niños y adolescentes kurdos en las montañas de Anatolia. Cuando Memo cae misteriosamente enfermo, Yusuf debe luchar con numerosos obstáculos para intentar ayudar a su amigo.

El realizador turco Ferit Karahan, que ha convencido a un amplio espectro cinéfilo, del Fipresci en Berlín al premio del público en el Cinema Jove, entre otros muchos, juega en el filo de la navaja con Mi mejor amigo, su tercer largometraje. Porque el choque entre el mundo del poder de los adultos y el universo infantil en un internado en las montañas del Kurdistán turco no oculta el estereotipo, los malos de una pieza, la mirada simple.

Pero al traer esa visión sin matices al primer plano, este filme sin sentimentalismos que bebe de la Nueva Ola del cine rumano (no puede ser casualidad que uno de sus productores, el debutante Alexandre Craciun, venga de Rumanía) y remite a la estupenda La muerte del señor Lazarescu (Cristi Puiu, 2005), justifica su austera sencillez y resalta sin subrayados coloristas el punto de vista moral de los chavales, en especial el de su protagonista (Samet Yildiz, imposible olvidar su mirada), empeñado en cuidar a su amigo enfermo, en una laberíntica jornada de burocracia absurda, carencia de recursos y falta de humanidad.

Una película de las que nos permiten reflexionar.

**********************************************************************************************************

LA LEY DE TEHERÁN (Dir. Saeed Roustayi)

Saeed Roustayi (Teherán, 1989) es la nueva sensación del cine iraní. Presentado este filme en Venecia en 2019, la pandemia frenó su distribución internacional, pero en Irán se convirtió en apenas tres meses en la película más taquillera de la historia del país y, posteriormente, rompió todos los récords en el mercado doméstico y de streaming. Arrasó en 2021 en el Festival de Reims, dedicado en exclusiva al noir, y este mismo año fue nominada como mejor película internacional en los Premios César.

La prensa especializada se ha apresurado a presentar al director como el nuevo Asghar Farhadi o Mohammad Rasoulof, ya que como ellos Roustayi desarrolla un cine social pasado por el prisma del género, en una atinada combinación entre el estilo hollywoodense y la tradición iraní, que trata de convertir lo local en historias universales. La ley de Teherán puede disfrutarse como un enérgico thriller policial, social y político que aspira, desde el seguimiento de un caso y sus ramificaciones, a hablar de la realidad compleja de un país que vive hoy un serio problema de drogas, marginalidad, corrupción y falta de libertades y derechos.

Roustayi marca un ritmo preciso y cortante a su relato y alarga las secuencias, siempre centrado en la potencia expresiva, física y verbal de sus actores, donde Payman Maadi, al que tal vez recuerden de Nader y Simin, una separación, presta la ambigua percha moral y el estereotipo del comisario celoso y obsesivo.

Más interesante aún resulta el retrato del narco y su no menos desesperada búsqueda de salida del atolladero, tramo que revela también las fisuras y turbiedades del sistema y las consecuencias y estragos personales de la criminalidad y la pena de muerte en el Irán contemporáneo.

Una película interesante.

****************************************************************************************************************

TENOR (Dir. Claude Zidi Jr.)

Antoine (Mohammed Belkhir) es un joven rapero parisino que participa en batallas de gallos mientras trabaja como repartidor de sushi. Un día el trabajo le lleva a la escuela de música, donde conoce a la profesora Loiseau (Michèle Laroque), quien descubre casi por accidente el talento de Antoine y se propone convertirle en un gran cantante de ópera. Antoine tendrá que hacer frente no solo a un entrenamiento más que difícil y al que llega con mucho tiempo de desventaja frente a sus compañeros, sino a la falta de confianza en sí mismo y en su propio entorno, que parece decirle constantemente que no pertenece al mundo en el que se ha adentrado.

El protagonista, Antoine, es aficionado al rap, su hermano a las peleas clandestinas, sus amigos no parecen tener un presente ni un futuro demasiado alentador, no se deshacen del chándal ni para dormir y tienen un léxico callejero y poco refinado. Por contra, los alumnos de Loiseau son ilustrados, elegantes y tienen casas enormes. Este choque de realidades es lo que bloquea a Antoine, que parece convencido de no pertenecer a la ópera y oculta a su entorno su doble vida por miedo al rechazo. Es interesante como la mayoría de los amigos de Antoine, en realidad, no llegan a mostrar ningún rechazo a la ópera, lo que nos puede llevar a sacar una reflexión importante: que los complejos del cantante sobredimensionan en su mente un conflicto que quizá nuca fue para tanto. Sí que hay alguno que llega a sentir una suerte de traición cuando descubre la nueva vida de Antoine, pero su rechazo furibundo y sus cambios de humor tan arbitrarios son, de hecho, una de las principales flaquezas de un guion que no obstante es ágil, claro, y con una fuerte carga de humor muy acertado.

Una película entretenida para este verano.

********************************************************************************************************

LA VOLUNTARIA (Dir. Nely Reguera)

Marisa (Carmen Machi), una doctora recién jubilada, decide viajar como voluntaria a un campo de refugiados griego donde, a su parecer, necesitan a gente exactamente como ella. Al llegar allí, se hace evidente que no tiene nada que ver con los demás. Cuando conoce al pequeño Ahmed, los límites entre la necesidad de cuidar y de sentirse útil empiezan a desdibujarse.

La voluntaria es también un áspero estudio de personaje. Su directora, Nely Reguera parece ser de las cineastas que no deja prisioneros a la hora de mostrar la ambivalencia y contradicciones de las protagonistas de sus ficciones. Su lupa de aumento naturalista se fija en los vaivenes de una recién jubilada en busca de una brújula vital, magníficamente interpretada por Carmen Machi.

El personaje de la también estupenda Itsaso Arana, en el rol de estricta jefa de voluntarios de la ONG, posee unas connotaciones que no habría que pasar por alto. Las rígidas normas que sigue, que prohíben la implicación personal de los voluntarios con los refugiados del campo, pueden entenderse como la actitud que mantiene Europa con los migrantes, distante e incluso hipócrita.

Tal vez con demasiadas ganas de mostrar lo que esconden sus cartas, La voluntaria es un retrato sobre la ceguera del privilegio que bordea lo inmisericorde, sin crueldad, pero también sin complacencia. No en vano el pequeño Ahmed es un niño al que la película no le permite tener una voz, porque la caridad, incluso la más bienintencionada, tal y como se apostilla, no equivale a justicia social.

************************************************************************************************************

LLENOS DE GRACIA (Dir. Roberto Bueso)

Sor Marina (Carmen Machi) llega a El Parral, un colegio que acoge a niños con problemas, para ser la profesora de la temporada estival, en la que se quedan en el centro los menores que carecen de tutores legales o que estos no pueden hacerse responsables de ellos durante los meses de verano. Lo que parecía un trabajo fastidioso, termina convirtiéndose en una experiencia vital tanto para los niños como para la monja. Ante el peligro de que El Parral se convierta en un colegio privado de lujo y pensado para las élites, sor Marina, con la ayuda de las hermanas Angelines (Paula Usero) y Tatiana (Anis Doroftei), propondrá a la madre superiora que los chavales formen un equipo de fútbol con el que llegar a las finales regionales y así demostrar que es necesario que el centro siga acogiendo a menores. Una misión que será una de las experiencias más importantes en las vidas de los niños.

Dirigida por Roberto Bueso, quien escribe el guion junto con Óscar Díaz, ‘Llenos de gracia’ está protagonizada por Carmen Machi, Paula Usero, Pablo Chiapella, Manolo Solo, Nuria González, Dairon Tallon y Anis Doroftei. Una producción de Mod Producciones, Misent Producciones, RTVE, À Punt Media y Movistar Plus+.

Segundo largometraje del director Roberto Bueso, quien dirigió ‘La banda’ en 2019. Basada en hechos reales, al narrar cómo, en su infancia, el jugador de fútbol Valdo Lopes Rocha fue fundamental la ayuda de la hermana Marina, una religiosa que se ocupaba tanto de él como de otros chavales que estudiaban en un colegio que era también internado y que, durante el verano, se quedaba a cargo de aquellos menores de edad que no tenían padres o que estos no podían hacerse cargo de ellos.

*************************************************************************************************************

LOS JÓVENES AMANTES (Dir. Carine Tardieu)

15 años después de su primer encuentro Shauna, una elegante arquitecta retirada, se cruza con Pierre, un médico felizmente casado, en el pasillo de un hospital. Ella tiene 71 años, él 45. Opuestos pero hipnotizados el uno por el otro, vuelven a conectar y comienzan una aventura. Viuda, madre, abuela, Shauna necesita reafirmar que después de todo es una mujer plena.

Sabemos que amar no siempre es fácil. Sin embargo, y a pesar de lo que pueda parecer a primera vista, la diferencia de edad entre ellos no es el mayor obstáculo al que se enfrentarán los protagonistas de esta historia. No, lo que a ella le resultará aún más difícil será dejar atrás una vida tranquila en la que sabía a qué atenerse. Él, por su parte, tendrá que responder ante el dolor que sus decisiones causarán en su entorno más cercano.

Interpretados maravillosamente por Fanny Ardant y Melvil Poupaud, los personajes a través de quienes vivimos este nuevo amor emprenden un viaje rebosante de incertidumbre, dolor y esperanza. De hecho, entre los encuentros y conversaciones que comparten Shauna y Pierre no hay un solo espacio en blanco ni trivial que nos lleve a pensar que el recorrido va a ser fácil o sosegado.
Carine Tardieu (Sácame de dudas) construye esta historia golpe a golpe. La muerte, la separación, los adioses, la soledad… Todas estas piedras entorpecen su camino, pero también lo construyen, haciendo posible que Shauna y Pierre lo recorran juntos. No obstante, hay corazones en el camino que acaban rotos, amistades que se tambalean y relaciones familiares que pierden el anclaje que las mantenía firmes. Dramas colaterales que hacen que esta película adquiera una mayor dimensión.

***********************************************************************************************************

Nota: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.

MAIGRET (Dir. Patrice Leconte)

París, década de 1950, el cuerpo de una hermosa joven vestida con un elegante traje de noche aparece en mitad de una plaza. El célebre inspector Jules Maigret se encarga de investigar el caso, pero le resulta imposible identificar a la víctima, porque absolutamente nadie parece haberla conocido ni recordarla. En el transcurso de sus indagaciones, el camino de Maigret se cruza con el de Betty, una joven delincuente con un parecido sorprendente con la víctima. Todo ello despierta en Maigret el recuerdo de otra desaparición mucho más antigua e íntima.
Maigret es probablemente el personaje favorito del autor belga Georges Simenon, tanto entre sus lectores como entre los espectadores de sus múltiples adaptaciones tanto para la gran como para la pequeña pantalla. Jules Maigret, o simplemente Maigret, es un detective de policía francés ficticio, un comisario («commissaire») de la Brigada Criminelle de París (Direction Régionale de la Police Judiciaire de Paris: 36, Quai des Orfèvres).

En la película de Leconte, la edad empieza a pesarle a Maigret. Está mayor, mermado de fuerzas y cansado. De hecho, en la película ese cansancio parece extenderse a todo París, que aparece gris y apagado, triste y sucio. La trama policial va progresando en el ritmo tranquilo y pausado habitual en Maigret, y, en realidad, resolverlo no es lo más importante de la película. El asesinato de la muchacha sirve para descubrir un mundo sórdido y oscuro, un lado siniestro de la sociedad, que devora y escupe a jóvenes como la muchacha asesinada. Encontrarse con este turbio ambiente y sus víctimas va ensombreciendo aún más el ya melancólico estado de ánimo del protagonista. Dicho esto, el caso policial está bien narrado, y es verosímil a la par que conmovedor.

Elegir a Gerard Depardieu para dar vida a nuestro protagonista es todo un acierto. El físico poderoso del actor se imbuye de dignidad y bonhomía, y su evidente sobrepeso casa perfectamente con la edad y el cansancio del inspector. Con su aire imponente, sus anchas espaldas y sus andares pesados, a los que se añaden en proverbial bombín y el abrigo grueso, tiene el físico perfecto para el papel.

El gran actor francés Gerard Depardieu, representa maravillosamente esa tristeza honda e imborrable del hombre que es muy consciente de sus errores, y que tiene muy claro que sus mejores días ya han pasado. Solo por ver su interpretación ya vale la pena ver el filme.

***********************************************************************************************************

EL PERDÓN (Dir. Maryam Moghadam)

Estamos ante la ópera prima de Maryam Moghadam y la segunda película de ficción de Behtash Sanaeeha. Moghadam también firma el guion y es la actriz protagonista. La película se engloba en un grupo de cine en auge en Irán, donde se cuentan historias de naturaleza social, algo que no es nada sencillo, debido a la censura que existe.

El filme formó parte de la Sección Oficial del Festival de Cine de Berlín, y aquí en nuestro país se pudo ver antes de su estreno comercial, dentro de la Sección Oficial del Festival de Cine de Valladolid (Seminci), donde tuvo una gran acogida. La película es claramente el retrato de una injusticia, la que vive Mina, una mujer cuya vida da un giro radical cuando se entera de que su marido Babak era inocente del crimen por el que fue ejecutado. Irán es un país donde la injusticia alcanza cotas extremas en muchos casos.

La historia refleja bastante bien cómo viven las mujeres en un entorno de violencia e inferioridad, y cómo después de quedarse viudas, su entorno las lleva a la invisibilidad, y tienen que trabajar duro para sacar adelante a su familia. Las autoridades la piden perdón a Mina y ofrecen una compensación económica, pero para ella no es suficiente y emprende una lucha sin cuartel contra el sistema. Cuando parece que todo está perdido aparece en su vida, y en la de su hija Bita, un hombre extraño y solitario que intenta ayudar a la protagonista diciéndole que tenía una deuda pendiente con su marido.

La película está muy bien dirigida, utilizando primeros planos y largas tomas que permiten a sus protagonistas acercarse y distanciarse de la cámara de una manera muy especial. La fotografía también tiene mucha importancia.
Es una historia dura, pero sobre todo es muy valiente.

************************************************************************************************************

Nota: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.