PALMARÉS 65 SSIFF, por Yolanda Aguas

La película The Disaster Artist del director estadounidense James Franco obtuvo ayer la Concha de Oro a la Mejor Película de la 65 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Una gran edición, repleta de excelentes películas y con una destacada presencia de la mujer que, además, ha obtenido un importante reconocimiento en el palmarés.

El palmarés completo es el siguiente:

Concha de Oro a la Mejor Película: The Disaster Artist, de James Franco.

Premio Especial del Jurado: Handia, de Aitor Arregi y Jon Garaño.

Concha de Plata al Mejor Director: Anahí Berneri por Alanis.

Concha de Plata al Mejor Actor: Bogdan Dumitrache por Pororoca.

Concha de Plata a la Mejor Actriz: Sofía Gala por Alanis.

Premio a la Mejor Fotografía: Florian Ballhaus por The captain.

Premio al Mejor Guión: Diego Lerman y María Meira por Una especie de familia

Premio Nuevos Directores: Le semeur de Marine Francen

Premio del Público: Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri, de Martin McDonagh.

Premio Horizontes Latinos: Los perros de Marcela Said.

Premio de la Juventud: Matar a Jesús de Laura Mor.

Premio Cine en Construcción: Ferrugem, de Aly Muritiba.

Premio Zabaltegi Tabakalera: Braguino de Clément Cogitore.

Premio “Otra mirada”, de TVE: Custodia compartida de Xavier Legrand.

Premio Irízar del Cine Vasco: Handia de Aitor Arregi y Jon Garaño.

Premio del Público a la Mejor Película Europea: Custodia compartida de Xavier Legrand.

Premio Feroz Zinemaldia: The Disaster Artist de James Franco.

Premio Cooperación Española: Alanis de Anahí Berneri.

Premio Sebastiane: 120 pulsaciones por minuto de Robin Campillo.

***********************************************************************************************

NOTA: Todas las fotografías insertadas en este artículo son propiedad y autoría de Yolanda Aguas para CINET FARÖ.

Anuncios

SARAH MILES (La visita de la vieja dama… a San Sebastián), por Yolanda Aguas

Permítanme esta broma al titular mi artículo citando la gran obra teatral de Friedrich Dürrenmatt.  La ocasión lo merece, pero “la vieja dama” no llegaba a Gula sino a San Sebastián.

Todo sucedió entre la alegría, al contar con la presencia en la 65 edición del certamen donostiarra de esta actriz mítica, y entre la tristeza (o pena) porque pasó prácticamente desapercibida.

No tiene la culpa la organización del festival, me inclino a pensar más en los jóvenes periodistas que actualmente están más interesados en las actuales “estrellas” televisivas nacionales que en las grandes figuras de la  Historia del Cine. De ahí que sólo acudimos a recibirla dos personas de prensa y el cámara y fotógrafo oficial del STAFF.

C’est la vie¡

Sin embargo, el público culto y cinéfilo de San Sebastián no la dejó sola.  El pasado sábado 30 de septiembre, la Sra. Miles presentó “The Servant” de Joseph Losey en la Sala 9 de los Cines Príncipe, y la sala grande estuvo repleta de un público que le aplaudió largamente y en varias ocasiones durante su intervención. ¡Sarah Miles fue feliz¡  Estuvo brillante y muy divertida.  Contó varias anécdotas del rodaje junto a Dirk Bogarde y Losey.  Su “incidente” en uno de los pasillos del Hotel Plaza de Nueva York (¡hilarante y tan pícaro¡)…  que ni siquiera me atrevo a reproducirlo aquí…

Su presentación me recordó por momentos (y los veinte minutos previos a su entrada en la Sala 9), algunas escenas de “Sunset Boulevard” de Billy Wilder (recomiendo a los jóvenes periodistas que vean esta obra maestra).  La “vieja dama” estaba maravillosa, muy arreglada para realizar, tal vez, una de sus últimas apariciones estelares ante su público.  Estaba ilusionada, casi como una joven actriz que comienza, ante su presentación de una de las muchas películas míticas que ella ha protagonizado.

Para “los jóvenes periodistas” quiero recordar algunos títulos: “La hija de Ryan”, “The Servent”, “Blow-up”, “Steaming”, “Esperanza y gloria”, “Pasiones en Kenia”, “Escándalo en las aulas”… 

Volviendo a la Sra. Miles y su fugaz visita a San Sebastián, les contaré que llegó para participar en la retrospectiva (fabulosa) que el festival le dedicó a Joseph Losey.  Ese mismo sábado 30, y a las 12:15 horas, Sala 6 de los Cines Príncipe, pudimos ver la última película del realizador: “Steaming”, protagoniza por ella y Vanessa Redgrave.

Mientras hacíamos fila para entrar a la sesión de las 17:30 h, “The Servant”, llegó el Audi que traía a Sarah Miles a los cines.  Corrí hacia la puerta y llegué a tiempo para fotografiar su salida del vehículo (adjunto a continuación mis fotografías):

Una vez dentro de los cines ella esperó, hasta que todo el público ocupó sus asientos, en la primera planta, mirando el mar desde una de las ventanas (fotografías adjuntas).

Tras hacerle casi cien fotografías, la Sra. Miles se dirigió a mí y me preguntó:

Sarah Miles: “¿Quién es usted?”.

Mi respuesta: “Una persona que ha viajado hasta San Sebastián para conocerla, Sra. Miles.  “La hija de Ryan” es una de mis películas preferidas”. 

Ella, sonriéndome ampliamente, levantó su dedo pulgar en signo de conformidad.  Aproveché esa oportunidad y le dije:

Mi pregunta: “¿Me permite hacerle una pregunta?”.

Sarah Miles: “Sí…”.

Mi pregunta: “Sra. Miles, el rodaje de “La hija de Ryan” fue muy difícil para usted.  Se lo hicieron pasar mal algunos compañeros.  A veces, leemos cosas de los rodajes, anécdotas… que pueden ser ciertas o no.  Hay una escena preciosa, cuando Robert Mitchum descubre la relación adúltera de su mujer (su personaje). En una excursión escolar en la playa, el maestro se fija en unos pasos en la arena que le hacen imaginarse un encuentro amoroso entre ella y el Mayor. Mientras los alumnos buscan conchas en la arena, el profesor visualiza entonces ese encuentro escondido tras una piedra, como si los amantes pudieran descubrirle en cualquier momento, combinando de esta forma realidad y ficción. Una escena absolutamente mágica.

Mitchum camina tambaleándose… ¿es cierto que era porque todavía le duraba la borrachera de la noche anterior?

Sarah Miles: “jajajajaja… ¡Absolutamente¡  Pero no sólo tuvo resaca aquel día… en realidad ocurrió ¡todos los días del rodaje¡

Ya ven…  Sarah Miles sigue conservando su alegría de vivir, su vitalidad… (hay detalles que cuentan de sus costumbres diarias que tampoco me atrevo a reproducir aquí… y sonrío).

El recuerdo de este magnífico “breve encuentro” con ella se queda para siempre en mi corazón.  

A la Organización del Festival Internacional de Cine de San Sebastián ¡GRACIAS¡ por invitar a Sarah Miles a la 65 edición.

************************************************************************************************************

NOTAS: 

Todas las fotografías insertadas en este artículo son propiedad y autoría de Yolanda Aguas para CINET FARÖ, excepto las dos imágenes de la película “La hija de Ryan” de David Lean.

 

Noveno día: Sábado, 30-09-2017 del 65 ZINEMALDIA, por Yolanda Aguas

Noveno día: Sábado, 30-09-2017

Rueda de prensa “The Wife”

La actriz norteamericana Glenn Close protagoniza la película ‘The wife’, película que participa en Sección Oficial fuera de concurso y que es la encargada de poner fin a la 65 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

“Es un acto de valentía que una mujer deje que su propia luz brille”, ha manifestado la intérprete este sábado 30 de septiembre, en la que ha estado acompañada del director, Björn Runge, de su hija, la también actriz Annie Starke y la productora Claudia Bluemhuber.

Close da vida a Joan Castleman, una mujer inteligente y de gran belleza que ha sacrificado sus ambiciones y su talento durante cuatro décadas para apoyar a su marido en un carrera literaria e ignorar también sus infidelidades. En este pacto de concesiones desiguales, y en vísperas de la entrega a su marido del Nobel de Literatura, Joan afronta el mayor sacrificio y el mayor secreto de la carrera de su marido.

La actriz ha señalado que tras 42 años de profesión y de relaciones en su vida y en el trabajo, ha entendido y empatizado con la psicología de este personaje y sus sentimientos. Para crearlo, se reunió con el director y decidieron “cuáles eran las características más importantes y cómo transmitirlas”.

Para Glenn Close, lo más interesante de esta historia es la complejidad del personaje y en qué medida “ella forma parte de la mentira tanto como su marido”, algo en lo que estos personajes entraron “por casualidad” y que se convirtió en algo “poco real”.

“Ella miente a su marido hasta casi el final, hasta que no puede soportarlo más. En ese momento, empieza ese otro viaje para encontrarse a sí misma y conseguir su voz de verdad, pero sin su marido. Es en la tensión de ese momento cuando ella puede seguir sobreviviendo”, ha dicho.

Close (Connecticut, Estados Unidos, 1947) ha confesado que se siente “identificada” con este papel, que ha visto reflejado en muchas mujeres que ha conocido. “Muchas mujeres pasan parte de su vida apagando o tapando la luz que tienen dentro u ofreciendo su luz a otra persona, su marido o su pareja”, ha lamentado.

Preguntada acerca de la liberación de la mujer y cómo se refleja en ‘The wife’, ha señalado que ella se convierte en “cómplice” de el machismo debido a “su falta de autoconfianza”, como si lo que tenía que decir no fuese importante. A su juicio, esto es una cuestión “cultural” que logra superar al final, cuando se da cuenta de que “tiene que buscar su propia voz”.

Glenn Close ha visitado por tercera vez el festival – seis años después de recibir el Premio Donostia en 2011 por su trayectoria profesional -, en la que destacan títulos como ‘Las amistades peligrosas’ (1988), ‘101 dálmatas’ (1996) o ‘Albert Nobbs’ (2011).

Steaming  (Dir. Joseph Losey – 1 h 35 min).

A las 12:15 horas, Cines Príncipe Sala 6, he asistido a la proyección de una joya del director Joseph Losey: Steaming, protagonizada por Vanessa Redgrave y Sarah Miles.

La despedida cinematográfica de Losey, estrenada después de su fallecimiento en 1984, fue también un homenaje a toda una tradición del cine británico a través de sus tres protagonistas: dos de sus más prestigiosas actrices, Vanessa Redgrave y Sarah Miles, se unen al antiguo mito erótico de los años 50, Diana Dors, en su último trabajo para el cine. Tres mujeres que frecuentan unos baños turcos inician una cruzada para impedir su cierre.

The Servant  (Dir. Joseph Losey  – 1 h 56 minutos).

A las 17:30 horas asistí a una proyección muy especial en los Cines Príncipe Sala 9:  The Servant dirigida por Joseph Losey.

La película contó con la presentación de la mítica actriz Sarah Miles.  Podrán leer un artículo completo dedicado a esta presentación (divertida y singular) en esta misma web.

Una de las obras maestras de Losey y la película que le proporcionó el reconocimiento internacional tras su estreno en el Festival de Venecia. Con guión del dramaturgo Harold Pinter y una brillante interpretación de Dirk Bogarde y James Fox, este claustrofóbico drama acerca de un aristócrata que contrata a un nuevo mayordomo transforma un espacio cotidiano en nido de tensiones y miedos, al tiempo que plantea una certera reflexión sobre las diferencias de clase y las relaciones de poder.

Rueda de Prensa del Palmarés 65 edición Zinemaldia

Como es habitual, a las 20 h estábamos convocados en la Sala de Conferencias del Kursaal para las declaraciones de todos los galardonados en el Palmarés de la 65 edición.

Hemos publicado un artículo completo que podrán leer en esta web.

****************************************************************************************************************

Notas:

Las fotografías oficiales de los films comentados insertadas en este post, son propiedad de sus autores.

Las fotografías en el interior del Kursaal “rueda de prensa The Wife” así como las de Sarah Miles en los Cines Príncipe, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

 

Octavo día: Viernes, 29-09-2017 del 65 ZINEMALDIA, por Yolanda Aguas

Octavo día: Viernes, 29-09-2017

La peste  (Dir. Alberto Rodríguez – 1 h 42 min).

Alberto Rodríguez abre paso a las series con ‘La peste’, metáfora de la crisis y la corrupción.  Serie para televisión, pudimos ver los dos primeros capítulos, que cuenta con una superproducción y se nota…

‘La peste’ se desarrolla en Sevilla en 1587, una ciudad llena de esplendor aunque asolada por la peste negra. Allí, Mateo, un exmilitar que huyó tras ser condenado por la Inquisición por imprimir libros prohibidos, regresa para cumplir la promesa de sacar de allí al hijo de un amigo fallecido.

Impresionante la experiencia de ver los dos capítulos en la majestuosa pantalla del Kursaal.  Nos gustaron mucho las interpretaciones, en las que destacamos a Paco León y Patricia López Arnaiz.

The Leisure Seeker  (Dir. Paolo Virzi  – 1 h 36 minutos).

A las 12:00 horas asistí a la proyección en el Victoria Eugenia (Perlas) de la película protagonizada por dos mitos de la interpretación: Helen Mirren y Donald Sutherland.

 

The Leisure Seeker lo tiene todo para que apasione al público general: una historia de Alzheimer y de señores mayores que se quieren y viven su última gran aventura.

Aunque en ningún momento resulte dolorosa o aburrida de ver, sí que es cierto que le falta algo de magia y fascinación en su desarrollo, algo que nos haga pensar que esta no es una película que ya hemos visto mil veces antes.  Los dos actores se comen la pantalla sin contemplaciones y sin preocuparse de que los tópicos estén cada cuatro páginas en un guión que podría haber sido mejor.

Es una película sencilla. No hay nadie que pueda ofenderse o no entender lo que ocurre en pantalla, ya que tampoco trata de arriesgarse ni tomar giros excesivos. Cuando mejor funciona es cuando Mirren y Sutherland conversan, hablan, se cuentan secretos e intimidades, terminan de descubrirse el uno al otro.

Al final de la proyección hubo grandes aplausos cuando los nombres de Mirren y Sutherland aparecieron en los títulos finales de créditos.

The Wife  (Dir. Björn  Runge – 1 h 39 minutos).

A las 19:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la película de clausura de esta interesante 65 edición.

La sección oficial del Zinemaldi se cierra con La buena esposa (The wife), una película abiertamente feminista sobre una mujer que vive a la sombra de su marido, un novelista que acaba de ganar el premio Nobel. En sí, la historia y la película no son malas, sino inocuas, descubriéndose el giro desde el propio cartel, pero sin la presencia abrumadora de Glenn Close, ni siquiera hubiera llegado al festival, menos aún claususarlo.

Glenn Close interpreta un personaje interesante y lo convierte en un personaje apasionante, repleto de matices, represiones y personalidad, llena la pantalla y actúa como solo las grandes actrices del cine saben: con maestría, dominando la situación y dando mucho más de lo que se pide de ella.

Aunque La buena esposa es una película que es autoconsciente de su nivel bajo, su actriz principal consigue, por momentos, elevarlo hasta lo más alto. Merece que sea nominada el próximo año para los Oscar.

*********************************************************************************************************

Notas:

Las fotografías oficiales de los films comentados insertadas en este post, son propiedad de sus autores.

Las fotografías en el interior del Kursaal “rueda de prensa La peste”, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

 

Séptimo día: Jueves, 28-09-2017 del 65 ZINEMALDIA, por Yolanda Aguas

Séptimo día: Jueves, 28-09-2017

El séptimo día de la 65 edición tuvimos un leve problema de salud y no pudimos asistir a la primera proyección de la mañana.

 Rueda de Prensa  “La vida y nada más”.

En rueda de prensa en el Zinemaldia, el director, acompañado de Andrew Bleechington y Regina Williams, cuya hija pequeña en la ficción es también su hija en la realidad, actores no profesionales, así como del productor Pedro Hernández, que ha producido entre otras la película ‘Magical girl’ de Carlos Vermut, Concha de Oro en el Festival de San Sebastián en 2014, ha afirmado que se inspira en el cine de los años 90, en concreto en cineastas como Jim Jarmusch.

“Hay en ese momento un cine que sale muy del instinto, surgen como arrebatos, me siento partícipe de ese movimiento, mis películas han sido muy instintivas”, ha afirmado, para añadir que también han sido complicadas, porque “en cualquier momento podían caerse”.

Según ha relatado, en cada escena han sido los actores los que ha “construían de alguna manera”. En este sentido, ha explicado que en el equipo de rodaje han estado “muy abiertos” a lo que pudieran “descubrir” en el proceso de filmación.

Sobre los actores no profesionales, ha señalado que el proceso de “búsqueda de los personajes fue precioso” y le permitió entrar “en un mundo que desconocía”. El director ha relatado que a Andrew le conoció en su colegio, y estuvieron “como seis meses conociéndonos”. “Él pensaría que estaba loco”.

 

The Florida Project  (Dir. Sean Baker  – 1 h 52 minutos).

A las 12:00 horas asistí a la proyección en el Victoria Eugenia (Perlas) de una de las mejores películas proyectadas hasta el día de hoy: The Florida Project.

La película funciona como un documental paradójico, agudo y lleno de grandes momentos que brillan por su cotidianidad. La actuación de los chavales es fresca, casi amateur, pero creíble gracias al trabajo de Willem Dafoe como conserje del motel y de la intérprete de Halley, a quien el director encontró a través de las redes sociales. Sean Baker se había consolidado como el retratista indie de los bajos fondos y un maestro de la paleta de colores, pero  The Florida Project es todo eso más una preciosa loa a la amistad.

Moonee y Scooty le hacen un tour guiado del motel donde viven a su nueva vecina Jancey. “Nadie coge el ascensor porque huele a pis. Aquí vive una que se cree que está casada con Jesús. A este hombre le viene a buscar la policía todo el rato”, le va explicando la pequeña de seis años a su amiga, que observa inocente como si le estuviesen contando la más divertida de las historietas.

Los tres son niños que viven por debajo del umbral de la pobreza en un barrio lleno de edificios de brillantes colores, casi todos moteles reservados para aquellos que no pueden permitirse una casa. El director Sean Baker hace un retrato de la brutal desigualdad del estado de Florida, donde decenas de familias pobres residen al lado del mayor imperio vacacional de Estados Unidos: Disneyland Orlando. Lo hace a través de la inocencia infantil. Pero así resulta casi más desgarrador.

Los niños crecen en un entorno de prostitución, drogas y pandillas, donde aprenden a robar para comer casi antes que a leer. En la superficie no hay drama. Ellos ríen, se entretienen con lo poco que tienen y dicen tacos más grandes que sus diminutos cuerpos. Son maleducados, cochinos, deslenguados y adorables granujas que pasan por encima de la miseria del motel con su vitalidad.

Baker, además, se centra en tres familias donde la figura de responsabilidad es una mujer. Moonee vive con su madre Halley, una chica tatuada de 22 años que está en el paro y se pasa el día fumando porros. Scooty también vive solo con su joven madre, una camarera negra que siempre roba gofres en su restaurante para dar de comer a sus vecinas. La última, Jancey, vive con su abuela porque su madre la tuvo con 15 años y se deshizo de ella. Todas estas mujeres luchan ante la adversidad mientras crían a sus hijos solas. Y nos puede parecer que lo hacen mejor o peor, pero es ahí donde el director nos hace conscientes de nuestra arrogancia.

Plano final que impacta profundamente.  Una película extraordinaria.

Encuentros Zabaltegi

A las 14 h acudimos, como solemos hacer todos los días, a los interesantes encuentros de la Sección Zabaltegi que se desarrollan en el Teatro Victoria Eugenia.

Interesante el encuentro de hoy con la presencia de la joven directora francesa Marie Francen.

La llamada (Dir. Javier Calvo y Javier Ambrossi  – 1 h 44 minutos).

A las 19:30 horas asistí a la proyección, en el Teatro Victoria Eugenia, de la última película que ayer no pude terminar de ver porque tenía que ir a otra proyección.

La película fue presentada por todo el elenco de actrices (menos Belén Cuesta, quién sí asistió al photocall de la mañana) y contó con la complicidad de un público totalmente entregado y entusiasta.  Había muchos invitados y amigos del equipo, eso es verdad, pero que la película será un éxito de taquilla es indudable.

Fe de etarras  (Dir. Borja Cobeaga  – 1 h 30 minutos).

A las 22:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la última película de Borja Cobeaga.

Fe de etarras es una insólita comedia de humor negro que transcurre en el cálido verano de 2010 en una capital de provincia española. Un peculiar comando, formado por un veterano que necesita demostrar que no es un cobarde, una pareja cuyo compromiso depende de la continuidad de la banda y un manchego que se cree que entrar en el comando le hará sentir como si fuera Chuck Norris, se atrincheran en un piso franco a la espera de recibir una llamada para pasar a la acción. Mientras tanto, la selección española arrasa en el Mundial de Sudáfrica y todo el país lo celebra a su alrededor, para mayor frustración del ridículo comando.

***************************************************************************************************************

Notas:

Las fotografías oficiales de los films comentados insertadas en este post, son propiedad de sus autores.

Las fotografías en el interior del Kursaal “rueda de prensa La vida y nada más”, presentación de “La llamada” en el Teatro Victoria Eugenia,  así como Encuentros Zabaltegi en el Victoria Eugenia, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

 

 

 

 

Sexto día: Miércoles, 27-09-2017 del 65 ZINEMALDIA, por Yolanda Aguas

Sexto día: Miércoles, 27-09-2017

El sexto día de la 65 edición comenzó con la cita que teníamos en el Hotel María Cristina para entrevistar a la productora americana Christine Vachon.

Estuvimos con ella 45 minutos, y la entrevista completa podrán leerla en nuestra web.

Entrega del premio  “Max Factor”.

A las 11 h estábamos convocados en el salón Elcano del Hotel María Cristina para la entrega del premio Max Factor a la actriz Bárbara Lennie.

Happy End  (Dir. Michael Haneke  – 1 h 47 minutos).

A las 12:00 horas teníamos una de las citas más importantes de esta 65 edición: la proyección en el Victoria Eugenia (Perlas) de la última película de Michael Haneke.

El largometraje presenta a una familia burguesa europea que está presenciando el final de la vida de uno de sus miembros, George, el que se dedica a recordar los tiempos pasados y mejores.

A esta trama se le suma la situación actual de la crisis de los refugiados y la cuestión de la migración, aunque solo supone una parte de lo que se cuenta en Happy End.

Michael Haneke dirige esta película, la que protagonizan Isabelle Huppert (Valley of Love, La Pianista), Jean-Louis Trintignat (Amor, Un Héroe muy discreto), Mathieu Kassovitz (De plus belle) y Fantine Harduin (Dans la brume).

Película menor del gran director,  resulta interesante el modo con el que nos presenta a una familia de clase alta.  Cine de denuncia pero demasiado frío.

Encuentros Zabaltegi

A las 14 h acudimos, como solemos hacer todos los días, a los interesantes encuentros de la Sección Zabaltegi que se desarrollan en el Teatro Victoria Eugenia.

Mother  (Dir. Darren Aronofsky  – 2 h 2 minutos).

A las 16:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la última película de Darren Aronofsky.  Venía precedida de la controversia que había despertado en la prensa acreditada en el Festival de Venecia.

Dentro de unos días escribiré una crítica completa y detallada del film que podrán leer en esta misma web, pero ahora me gustaría anticiparles que la película tiene dos partes muy diferenciadas.

La primera hora es una película fácil de seguir que cuenta con la presencia (magnífica) de dos estupendos actores: Ed Harris y Michelle Pfeiffer.

La segunda hora, ¿cómo decirlo?, es un auténtico despropósito.

Aquí lo dejo…  Eso sí, les recomiendo que vayan a verla cuando se estrene.

La vida y nada más  (Dir. Antonio Méndez Esparza  – 1 h 54 minutos).

A las 19:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la película dirigida por Antonio Méndez Esparza.

Regina es una madre soltera que lucha desesperadamente por cuidar a sus dos hijos. Su hijo mayor, Andrew, de 14 años, está lleno de desprecio hacia su madre y únicamente la amenaza de la justicia les unirá y cambiará sus vidas para siempre.

El film trata de alguna forma estas limitaciones. En Estados Unidos, el sueño americano es tan sólo para unos pocos, lo que provoca que se viva en una época de estancamiento y de la misma necesidad de superarlo. En los últimos 30 años, los índices de movilidad en el sentido del ascenso social, se han estancado por completo. La gente no experimenta ningún movimiento, sea hacia arriba o hacia abajo, de su estatus social como una vez lo hicieron, reduciéndose y degenerándose así sus posibilidades. Es más fácil soñar online, y quizás todos lo hagamos, pero los personajes se enfrentan a un mundo limitado. Frecuentemente oímos que las posibilidades económicas son infinitas, que todo es posible, que el sistema invita a los mejores, etc. Pero este mismo sistema está lleno de filtros y restricciones, de modo que la película explora estas ideas.

La llamada  (Dir. Javier Ambrossi y Javier  Calvo  – 1 h 48 minutos).

A las 22:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la última película de “los javis”.  Película que no pude terminar porque a las 24 h quería ver de nuevo “El museo de las maravillas” de Todd Haynes en el K2.

Mi intención es ver completa “La Llamada” mañana, en el pase que se realizará en el Teatro Victoria Eugenia con la presencia de todo el equipo.

Ahora sólo les contaré que la película es muy divertida y cuenta con una B.S.O. magnífica.  Las actrices están “en estado de gracia” y los periodistas que asistimos al pase de prensa nos reímos muchísimo.

De todos modos, en unos pocos días podrán leer mi crítica completa cuando se estrene en toda España.

El museo de las maravillas  (Dir. Todd Haynes  – 1 h 55 minutos).

A las 23:59 horas asistí a la proyección, en el Kursaal 2, de la maravillosa película de Todd Haynes.  Sí, debo confesar que hasta el día de hoy es la película que más me ha gustado de todas las que he visto desde el inicio del festival.

Nuevo visionado y el descubrimiento de nuevos detalles…  ¡Es extraordinaria¡

 

***************************************************************************************************************

Notas:

Las fotografías oficiales de los films comentados insertadas en este post, son propiedad de sus autores.

Las fotografías en el interior del Hotel María Cristina (Christine Vachon y Bárbara Lennie), así como Encuentros Zabaltegi en el Victoria Eugenia, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.

 

 

 

 

Quinto día: Martes, 26-09-2017 del 65 ZINEMALDIA, por Yolanda Aguas

Quinto día: Martes, 26-09-2017

Poporoca  (Dir. Constantin Popescu  – 2 h 32 minutos).

A las 9:00 h asistimos a la proyección en el Victoria Eugenia de la película.

Cristina y Tudor Ionescu han formado una familia feliz con sus dos hijos, Maria e Ilie. Él trabaja para una compañía telefónica y ella es contable. Ambos están en la treintena y viven en un bonito apartamento en una ciudad rumana. Su vida es la de una pareja normal con sus hijos. Pero una mañana de domingo, cuando Tudor lleva a sus hijos al parque, Maria desaparece. Sus vidas cambian abruptamente para siempre.

Tercera película del cineasta, Constantin Popescu, que ya había pasado por la sección de Nuev@s Director@s del festival en 2010. Con unos planos secuencias de lujo (el del parque es alucinante pero el que cierra la película es, literalmente, demoledor) y una duración (dos horas y media que nunca se hacen pesadas) que instala la angustia de la situación entre el público.

Gran cine de autor.

Desayunos  “Horizontes Latinos”.

Con apenas tiempo, logramos asistir unos minutos a Horizontes Latinos con la presencia de la directora Marcela Said  “Los perros”.

Rueda de prensa de Ricardo Darín y “La cordillera”.

Asistimos a la rueda de prensa de La Cordillera de Santiago Mitre.  Previamente, Ricardo Darín concedió una individual con motivo de su Premio Donostia.

Durante la rueda de prensa, el actor recordó que empezó muy pequeño su carrera como actor. Su inspiración han sido sus padres, ambos actores. Desde los ocho años está en teatro, televisión y cine. Una carrera que ha traspasado el océano y con la que el actor ha tenido el cariño del público español. Una carrera que da para mucho, pero a la que, el argentino le sigue viendo ciertos contras:

“Lo que nos pasa a los actores es que no nos soportamos a nosotros mismos”, declaró entre las risas de los periodistas. Uno cuando ve su trabaja terminado se fija más en lo que no hizo que en las cosas que hizo. Es algo un poco perverso y autodestructivo”, aunque asegura que tiene su lógica. “Verse lleva mucho tiempo en otro personaje. A mí lo que me ocurre desde siempre es que llama mucho más la atención la historia: Ver si el cuento o la historia ha salido como teníamos planeado. Luego vienen otras capas y otros intereses, como el trabajo junto a otros compañeros. Uno generalmente de primeras rechaza juzgarse a si mismo hasta que no tiene más remedio. A veces tienes un poco de suerte y te cae bien lo que te hiciste, o en cambio puede odiarlo de por vida”.

“El ejercicio de ser otro es la parte más divertida de nuestro oficio. Pero verte plasmado ahí puede ser traumático”. Y quizá impone más verse transformado en el presidente del gobierno, como en ‘La Cordillera’. Una trama política que encierra intriga y drama personal. Al toca un tema tan general, la pregunta sobre su interés en la actualidad española. Pero Darín ha sabido esquivar la respuesta. “Ya tengo bastante con la política argentina, pero no nos queda más remedio que seguir la actualidad, así que te agradezco que no me hagas la pregunta que me vas a hacer”. Y una vez más, el público en sus manos.

Encuentros en la carpa KELER.

Invitada por una buena amiga, pude asistir a la carpa VIP de KELER.  Un lugar ideal para conversaciones más relajadas y encuentros más tranquilos.

Agradezco la amabilidad de los actores Eneko Sagardoy y Bárbara Goenaga quienes posaron para nosotros.

Presentación IV Ed. We Art Water Film Festival

Especialmente agradable fue esta presentación.  Nos reencontramos con el director Álvaro Ron, director de “El hombre de agua dulce” y con otros amigos.

We Art Water es un concurso internacional de Cortometrajes que tiene la voluntad de ahondar en la problemática del agua de una forma diferente y en el mundo del cine como herramienta para difundir su voz, y que cada año organiza la fundación We Are Water. Para su cuarta edición de nuevo han elegido San Sebastián para presentar su iniciativa.

La presentación ha contado con los miembros del jurado, Úrsula Corberó, Leonor Watling, Irene Escolar, Pablo Rivero, además de Yvonne Blake (presidenta de la Academia), los hermanos Torres (reconocidos chefs), Carlos Jiménez (director del centro Regional de Información de la ONU), y Xavier Torras, director de la Fundación We Are Water, así como la comisaría del festival, Judith Colell, presente desde la primera edición.

Wonderstruck  (Dir. Todd Haynes  – 1 h 55 minutos).

A las 16:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la última película de Todd Haynes.

En WonderstruckTodd Haynes se reúne con sus habituales Carter Burwell y Edward Lachman para narrarnos el viaje iniciático de Rose y Ben, dos niños pertenecientes a épocas distintas, pero que comparten la ausencia de un progenitor en su infancia y el deseo de que sus vidas sean diferentes. Será en sus limpias y cristalinas miradas donde Todd Haynes reflejará primorosamente la ciudad de Nueva York de los años 20 (Rose) y de finales de los 70 (Ben), merced a un soberbio trabajo formal y narrativo que hunde sus raíces, según confesó el propio director, en obras como Y el mundo marcha (King Vidor, 1928) y The French Connection (William Friedkin, 1971).

En su segundo tramo, más atado a su necesidad de resolver el misterio y a las emociones de sus personajes, Wonderstruck pierde el ritmo engrasado y la magnitud mostrada en sus primeros compases para hacer desembocar su gigantesca aventura en las lágrimas del patio de butacas.

Wonderstruck es un regalo inequívocamente dirigido a cada uno de sus espectadores, una sinfonía para los sentidos que nos retrotrae hacia nuestra más íntima curiosidad, hacia nuestras infinitas ganas por descubrir, por descubrirse, por descubrirnos. Llámenlo ciencia, música, antropología, cine, arqueología, literatura o, sencillamente, pregúntense a ustedes mismos, a ese niño que sueña despierto, a ese adolescente que quiere ser diferente, a ese adulto que trata de encontrar cierta inocencia perdida o a ese anciano que cruza los ochenta años con aún más ganas que todos los que vendrán por delante.

La última película de Todd Haynes es una joya que les emocionará.  Una declaración de amor al cine.

El secreto de Marrowbone  (Dir. Sergio G. Sánchez  – 1 h 50 minutos).

A las 19:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la película producida por J.A. Bayona.

El secreto de Marrowbone va a ser una de las películas más comentadas, referenciadas y recordadas del festival, pero no por los motivos que le gustarían a su director Sergio G. Sánchez (guionista de El orfanato y Lo imposible). Durante sus primeros dos actos, el drama familiar de época dejaba entrever un misterio quizá sobrenatural, quizá demasiado real.

Ahí estaba el misterio. Y la cosa ya empezada a oler mal, porque la película abusa bochornosamente de los sustos con efectos de sonido a mucho volumen: cuando un director explota ese truco varias veces, es porque no tiene más recursos.

También había clichés como niños que se adentran en habitaciones oscuras, muchachas que se asoman a azoteas oscuras o chavales que se cuelan en casas abandonadas en mitad de la noche en vez de hacerlo durante el día. Y cuando ha empezado a resolverse el asunto, el público ha abrazado El secreto de Marrowbone como una comedia, por mucho que en absoluto sea esa la intención de la película.

Una película que dejó de interesarme a los veinte minutos de comenzar y que tuve que esperar pacientemente el final como el resto de periodistas.

Morir  (Dir. Fernando Franco  – 1 h 44 minutos).

A las 22:00 horas asistí a la proyección, en el Teatro Principal, de la última película de Fernando Franco.

Morir es una película sobre el proceso de la muerte. No sobre la muerte como momento [final o de paso a otra fase, según], sino sobre cómo nos morimos. Y por encima de todo sobre qué ocurre alrededor de una persona que se muere. Cuatro años después de dirigir La herida, su debut en la dirección de largos, Fernando Franco vuelve al Festival de San Sebastián con una historia que nace de la novela de Arthur Schnitzler con el mismo nombre.

En Morir, como en La herida, hay lluvia y hay reflexión. Hay sufrimiento. Pero también hay una manera determinada de entender la producción cinematográfica: la de la historia pequeña que va a lo universal desde un número reducido de actores.

Porque si hay algo que destacar en Morir, quizá injustamente excluida de la sección oficial de San Sebastián, es el dúo protagonista – Andrés Gertrúdix y Marian Álvarez -. Mientras sus personajes mueren, uno en lo físico y el otro en lo emocional, los dos se miran. Se pasan 90 minutos mirándose, comunicándose con la mirada; y en esas miradas hay mucha más información que en las líneas de diálogo, algunas de ellas algo impostadas en ese contexto de naturalidad que genera Franco.

**********************************************************************************************************

 Notas:

Las fotografías oficiales de los films comentados insertadas en este post, son propiedad de sus autores.

Las fotografías en el interior del KURSAAL, durante las conferencias de prensa de “La cordillera”, “Ricardo Darín, Premio Donostia”, “Carpa KELER” y “We Art Water Film Festival”, son propiedad y autoría de YOLANDA AGUAS para CINET FARÖ.