LA VOLUNTARIA (Dir. Nely Reguera)

Marisa (Carmen Machi), una doctora recién jubilada, decide viajar como voluntaria a un campo de refugiados griego donde, a su parecer, necesitan a gente exactamente como ella. Al llegar allí, se hace evidente que no tiene nada que ver con los demás. Cuando conoce al pequeño Ahmed, los límites entre la necesidad de cuidar y de sentirse útil empiezan a desdibujarse.

La voluntaria es también un áspero estudio de personaje. Su directora, Nely Reguera parece ser de las cineastas que no deja prisioneros a la hora de mostrar la ambivalencia y contradicciones de las protagonistas de sus ficciones. Su lupa de aumento naturalista se fija en los vaivenes de una recién jubilada en busca de una brújula vital, magníficamente interpretada por Carmen Machi.

El personaje de la también estupenda Itsaso Arana, en el rol de estricta jefa de voluntarios de la ONG, posee unas connotaciones que no habría que pasar por alto. Las rígidas normas que sigue, que prohíben la implicación personal de los voluntarios con los refugiados del campo, pueden entenderse como la actitud que mantiene Europa con los migrantes, distante e incluso hipócrita.

Tal vez con demasiadas ganas de mostrar lo que esconden sus cartas, La voluntaria es un retrato sobre la ceguera del privilegio que bordea lo inmisericorde, sin crueldad, pero también sin complacencia. No en vano el pequeño Ahmed es un niño al que la película no le permite tener una voz, porque la caridad, incluso la más bienintencionada, tal y como se apostilla, no equivale a justicia social.

************************************************************************************************************

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s