IDENTIDAD BORRADA (Dir. Joel Edgerton)

Texto: Yolanda Aguas

A veces resulta sorprendente que películas e intérpretes inferiores superen en expectación y taquilla a otras de mayor calidad.  Imagino que eso obedece a una mayor campaña de promoción.  Hace unas semanas se estrenó “Beautiful Boy” protagonizada por el actor Timothée Chalamet, considerado actualmente como la “estrella emergente”.  Menciono este título porque me parece el ejemplo perfecto para la primera frase de este artículo.  Ni ese pésimo actor ni esa olvidable película, “Beautiful Boy”, merece estar por encima de la película estrenada el pasado viernes.

“Identidad borrada” de Joel Edgerton es una película importante y muy necesaria.  Y el actor que la protagoniza, Lucas Hedges (El regreso de Ben, Manchester frente al mar) muestra con su gran interpretación su condición, él sí, de estrella emergente.

Han pasado 15 años desde los hechos que Garrard Conley narra en el libro de memorias homónimo que ha inspirado la película y el relato es el mismo: patologización de la sexualidad, fomento de la presión grupal, coacción para fabricar falsos deseos heterosexuales, un entorno donde la religión tiene un peso dominante, sesiones dirigidas por personas sin formación y adolescentes —y no tan adolescentes— que se enfrentan a un maltrato psicológico y físico que puede derivar en trastornos de ansiedad, depresión y tendencias suicidas.  La película tiene momentos en los que parece más una película de sectas.  Esos tratamientos que pretenden “curar la enfermedad” producen auténtico terror.

El director, Edgerton, ha sido fiel al relato de Conley y con ello ha prescindido de la tensión dramática que podría haber tenido la película.  Queda, eso sí, un filme que produce gran desasosiego emocional.

Los dos primeros tercios de la película transcurren con un ritmo pausado, preparando el momento de la gran escena de la película entre Nicole Kidman y Lucas Hedges.  En ella la Kidman (maravillosa una vez más) se sincera con su hijo pidiéndole perdón por no haber estado a su lado. Al mismo tiempo le promete que a partir de ese momento le apoyará en todo.  A pesar de tantas cirugías estéticas, el rostro de Kidman (y especialmente su mirada) y su preciosa voz/dicción vuelve a demostrar su magisterio como actriz.  Lucas Hedges le da la réplica escuchando sus palabras.  ¡Gran escena¡ 

Joel Edgerton, El regalo (2015), realiza una gran dirección de los actores y él mismo interpreta el papel del tenebroso terapeuta. Lucas Hedges mereció por su interpretación una nominación al Globo de Oro.

Nicole Kidman y Russell Crowe le acompañan con su más que demostrado oficio.

Muy interesante película.

**********************************************************************************************************************

NOTA: Las fotografías insertadas en este artículo son propiedad de sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s